•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Barack Obama invitó a todos los legisladores estadounidenses a reunirse en los próximos días en la Casa Blanca para intentar poner fin al bloqueo en el Congreso sobre el presupuesto y el techo de la deuda, pero los republicanos desafiaron al presidente al aceptar enviar solo a una delegación reducida.

Al cumplirse el noveno día de un cese parcial de las actividades del Estado federal, mientras la falta de un acuerdo entre demócratas y republicanos amenaza con provocar el primer default en la historia del país, Obama nombró este miércoles a Janet Yellen como la primera mujer en presidir la Reserva Federal. Deberá ser confirmada por el Senado, donde los republicanos disponen una minoría de bloqueo.

Si bien algunos mercados mundiales, asustados por el bloqueo en Washington, recibieron esperanzados la nominación de Yellen, considerada favorable a una política monetaria flexible, permanecen nerviosos ante la falta de una negociación formal entre demócratas y republicanos.

El encuentro que Obama tiene previsto estos días con todos los legisladores -republicanos y demócratas de las dos cámaras del Congreso- es un tímido signo de movimiento hacia la negociación, por primera vez desde el comienzo de la crisis.

Los grupos serán recibidos por separado en la Casa Blanca. El primer encuentro estaba programado para ayer miércoles con los 200 demócratas de la Cámara de Representantes, según un funcionario del gobierno que pidió el anonimato.

Solo asistirán 18 republicanos

Pero un portavoz del presidente republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo que solo 18 “negociadores” visitarán la Casa Blanca el jueves. “Un encuentro solo vale la pena si está destinado a encontrar una solución”, dijo Brendan Buck.

La Casa Blanca reaccionó vivamente. Obama “está decepcionado por el hecho de que Boehner impide a los miembros de su grupo venir a la Casa Blanca. El presidente pensaba que era importante discutir directamente” con ellos, afirmó su portavoz, Jay Carney.

Unos 900.000 funcionarios públicos federales se encuentran de vacaciones sin goce de sueldo desde el 1º de octubre porque el Congreso -dividido en una Cámara de Representantes dominada por republicanos y un Senado de mayoría demócrata- no aprobó un presupuesto para el año fiscal 2013-2014 que comenzó el pasado 1 de octubre.