elnuevodiario.com.ni
  •   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las autoridades de Guatemala aislaron hoy a un pandillero de origen salvadoreño, a quien señalan de haber dirigido al menos 2,000 extorsiones por medio de llamadas telefónicas que realizó desde la prisión donde está recluido.

Un portavoz de la Policía Nacional Civil, PNC, dijo a los periodistas que Ismael Ernesto Alvarado Flores, investigado por extorsión y asociación ilícita y recluido en la prisión de Pavocinto, en la periferia este de la capital guatemalteca, habría actuado con la complicidad de al menos dos familiares suyos, que fueron detenidos este viernes.

"En menos de un mes, según las investigaciones, esta persona habría realizado las 2.000 llamadas de extorsión, de las cuales creemos que al menos el 10 % de las mismas les dieron resultados positivos", precisó la fuente.

Según la PNC, investigadores del Programa Nacional Contra el Desarrollo Criminal de las Pandillas (PANDA) determinaron que el reo, integrante de la Mara 18 de El Salvador y que se encuentra pendiente de juicio por extorsión y asociación ilícita, "utilizó la guía telefónica" de Guatemala para identificar a sus víctimas.

En registros realizados por las fuerzas de seguridad en Villa Nueva, al sur de la capital, fueron detenidos Walter Chacón Flores, de 22 años, y Damaris Arrue Vásquez, de 27, hermano y novia de Alvarado Flores, respectivamente.

Estas personas, según la PNC, serían los responsables de "cobrar" las extorsiones dirigidas por Alvarado Flores y de coordinar con otros pandilleros las acciones de intimidación en contra de las víctimas.

Alvarado Flores fue recluido en una celda unipersonal para evitar que tenga acceso a teléfonos celulares que le permitan comunicarse con sus cómplices y continuar con las extorsiones.

Según cálculos de las autoridades, las bandas criminales que se dedican a las extorsiones en el país logran "ganancias" anuales de más de un millón de dólares.