elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El FMI y el Banco Mundial cerraron el sábado su asamblea anual en Washington con la preocupación intacta por la crisis fiscal en Estados Unidos, y llamados a la precaución en la normalización de políticas monetarias en las economías centrales.

Durante los tres días de intensas reuniones en las sedes del FMI y el Banco Mundial en Washington creció la presión sobre Estados Unidos para que alcance un acuerdo en el Congreso y evite un default sobre su deuda, cuyos efectos serían catastróficos para la economía global según expertos.

"Estamos a cinco días de un momento muy peligroso", dijo este sábado el presidente del Banco Mundial al cerrar el encuentro.

"Si esto ocurre, podría ser un evento desastroso para el mundo en desarrollo, y además podría golpear a las economías desarrolladas también", añadió.

El 17 de octubre, de no mediar acuerdo en el Congreso para elevar el límite legal de endeudamiento, EEUU estaría en zona de riesgo de default.

El G20 emitió una nota donde mencionó explícitamente a Estados Unidos al pedirle que adopte "acciones urgentes" para resolver el problema de su deuda.

El ministro ruso de Finanzas, Anton Siluanov, dijo el viernes en una conferencia de prensa que el grupo esperaba una solución "lo antes posible" para poder enviar un mensaje de calma a los mercados.

Un error de logística transmitió el viernes a la sala de prensa del FMI imagen y sonido de una plenaria del G20, y en ella fue posible escuchar al propio Siluanov expresando dudas sobre las posibilidades reales de que Estados Unidos alcance un acuerdo para evitar un default.

El Departamento del Tesoro advirtió que el 17 de octubre es la fecha límite para sostener sus "medidas extraordinarias", luego de que el techo de endeudamiento fuera superado en mayo.

Emergentes y políticas monetarias


En la asamblea, los grandes países emergentes elevaron el tono contra los ajustes en las políticas monetarias de la Reserva Federal estadounidense, que se esbozan para este año.

Esa posibilidad ha provocado una salida de capitales fuera de sus mercados y desestabilizado sus monedas. Brasil, India y Turquía han conocido importantes sacudidas.

"Los recientes desarrollos en el mercado financiero (...) son un indicador del tipo de desafíos que podrían presentarse cuando efectivamente comience el levantamiento" de esas medidas, señaló el ministro indio de Finanzas, Palaniappan Chidambaram.

Mientras la Reserva Federal se prepara para reducir su programa de estímulos, y los bancos centrales de otras economías avanzadas muy probablemente le siguen, el Comité Financiero del Fondo Monetario Internacional llamó a hacer ese viraje cuidadosamente.

"La eventual transición hacia la normalización de la política monetaria en el contexto de un crecimiento fortalecido y sostenido debería hacerse a tiempo, calibrada cuidadosamente y comunicada con claridad", dijo en un comunicado el comité (IMFC, por sus siglas en inglés).

Ello ayudaría a "mitigar riesgos y administrar" impactos negativos, indicó este cuerpo luego de sostener una reunión este sábado, en el marco de la cita del FMI y el BM.

El viernes, el grupo de las mayores economías mundiales y de los países emergentes, el G20 resaltó también sus preocupaciones sobre los ajustes monetarios.

Durante un panel de trabajo, el vicedirector del Banco Central chino, Yi Gang (cuya entidad posee unos dos billones de dólares en bonos estadounidenses), dijo: "Estamos acompañando esta situación de cerca".

Por la reforma del FMI

Estados Unidos también fue objeto de críticas del G20 y el G24 por el hecho de que su Congreso no ha ratificado la reforma del FMI para aumentar las cuotas que dan derecho a voto para las economías emergentes, que consideran ese cambio una "necesidad urgente".

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, admitió recientemente que la institución que dirige refleja la economía mundial tal como era "en 2008", antes de la crisis que sumergió a los países desarrollados en la recesión.

En la actualidad, China posee el mismo peso específico que Italia en el seno del FMI, una entidad que ha sido dirigida por un europeo desde su fundación en 1944.