elnuevodiario.com.ni
  •   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los equipos negociadores de Irán y seis países que forman el llamado G5+1 (Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido y China, más Alemania) reanudaron hoy su sesión plenaria con un retraso de hora y media con respecto al horario previsto.

A las 13.00 horas (11:00 GMT) volvieron a encontrarse las delegaciones de ambas partes en la sede de la ONU en Ginebra, donde mantienen reuniones desde ayer.

Durante la mañana, los equipos de diplomáticos y expertos del G5+1 mantuvieron una reunión entre ellos, a la cual se sumó luego Irán para negociar un eventual acuerdo que resuelva las inquietudes de la comunidad internacional en relación al programa nuclear iraní, que Occidente teme pueda tener fines militares.

Las reuniones se celebran en estricto privado y completamente fuera de la mirada de la prensa internacional, cuyo acceso a las áreas próximas al recinto de las negociaciones está absolutamente prohibido.

La reunión empezó a nivel de viceministros, entre el viceministro iraní Seyed Abbas Araqchi y los directores políticos del resto de países involucrados.

En el curso de la tarde se incorporarán a ella el ministro iraní de Exteriores, Mohamed Yavad Zarif, y la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, para presidirla.

Entre anoche y esta mañana, los negociadores iraníes mantuvieron reuniones por separado con representantes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y dos veces con los enviados de Rusia, según confirmó una fuente iraní.

Irán presentó ayer una propuesta a sus contrapartes con las medidas que podrían ser implementadas para lanzar un proceso negociador que resuelva de forma definitiva la cuestión nuclear iraní en un plazo de seis a doce meses.

Fuentes occidentales indicaron asimismo que Irán está muy interesado en elevar las negociaciones a nivel de ministros y ver que el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y sus homólogos de otros países del G5+1 se incorporan al proceso.

Los negociadores consideran que para que ello ocurra tendrá que haber un avance claro en las negociaciones que concluyen hoy, con un decisiones que no dejen duda de las intenciones pacíficas del programa nuclear que Teherán desarrolla desde hace más de una década.

Si esto ocurre, una nueva ronda de negociaciones podría celebrarse el próximo mes, según fuentes diplomáticas que participan en las negociaciones.