•   Ciudad de Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El canciller panameño, Fernando Núñez, descartó este miércoles que la Cumbre Iberoamericana que se celebrará mañana viernes y el sábado en Panamá sea “deslucida” por la ausencia de un número notable de mandatarios y abogó porque este encuentro marque la modernización del sistema.

“No creemos que eso nos va a deslucir la Cumbre. Siempre ha habido bajas de personas que no pueden viajar”, aseguró Núñez en conferencia de prensa, y añadió que los gobernantes que no acudirán a la cita han dado “razones bien específicas que han estado sustentando”.

El jefe de la diplomacia panameña confirmó la participación de 15 mandatarios, aunque posterior a la reunión con los periodistas el gobierno de Guatemala anunció que el presidente Otto Pérez cancelaba su asistencia a la cita.

Tampoco acudirán Sebastián Piñera (Chile), Raúl Castro (Cuba), Cristina Fernández (Argentina), Rafael Correa (Ecuador), José Mujica (Uruguay), Dilma Rousseff (Brasil), Nicolás Maduro (Venezuela), aunque en este último caso falta confirmación oficial, según Núñez.

El rey Juan Carlos (España) estará ausente, convaleciente de una operación, por primera vez desde que se iniciaron las cumbres hace 22 años.

Panamá será sede los días 18 y 19 de octubre de la XXIII Cumbre Iberoamericana, que reunirá a jefes de Estado y de Gobierno bajo el lema “La Comunidad Iberoamericana en el Nuevo Contexto Mundial”.

 

Delegaciones de todos los países

“Todos los países han mandado delegaciones”, dijo el canciller panameño Fernando Núñez. Confirmó que los gobiernos iberoamericanos ya han llegado a un consenso sobre las reformas que se realizarán, como el que a partir de la XXXIV Cumbre Iberoamericana será cada dos años.

“Este es el momento de que las cumbres cambien a luces largas, que vean los cambios paradigmáticos que están sucediendo en el mundo y que incluye” a los países desarrollados y también a los no desarrollados, manifestó Núñez.

Algunos gobiernos latinoamericanos en los últimos años han bajado el perfil a esta Cumbre, que se realiza cada año desde la primera de Guadalajara (México) en 1991, y han impulsado otros organismos de integración latinoamericana.

Según Núñez, desde la anterior Cumbre Iberoamericana celebrada en Panamá en 2000 y la actual ha habido “un cambio radical en la manera nuestra de ver la vida”.