•   Londres, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • AP

El gobierno de Gran Bretaña reducirá el número de inmigrantes autorizados a entrar al país, a fin de prevenir tensiones raciales a medida que aumenta el desempleo entre los trabajadores británicos, dijo el ministro de inmigración según una entrevista publicada el sábado.

El ministro Phil Woolas dijo que Gran Bretaña necesita una política inmigratoria más estricta para asegurarse de que haya suficientes empleos para los ciudadanos en la actual situación de depresión económica.

"Si la gente queda desempleada, la cuestión inmigratoria se torna extremadamente espinosa", dijo en una entrevista con The Times de Londres.

El Reino Unido adoptó en febrero un sistema de puntuación para garantizar que solamente sean admitidos los extranjeros especializados que necesita la economía nacional, pero Woolas dijo que el gobierno debería concentrarse en entrenar a los ciudadanos británicos para ocupar esos empleos.

"En épocas de dificultades económicas, los estereotipos raciales se endurecen. Pero también, si uno tiene escasez de personal con determinadas habilidades, uno debería, como gobierno, intentar llenar esas vacantes con la población nacional", agregó.

El ministro agregó que el gobierno no permitirá que la inmigración haga sobrepasar la población británica por encima de los 70 millones. Según la Oficina de Estadísticas Nacionales, Gran Bretaña tiene casi 61 millones.

El ministerio del Interior dijo que su nuevo sistema de puntuación limitará el número de ingresos. De haber estado en vigencia el año pasado, los inmigrantes admitidos a trabajar habrían disminuido en 12%.

La tasa de desempleo británica subió a 5,7% en el trimestre pasado, lo que eleva a 1.790.000 el número de desempleados. Fue el mayor aumento en la nación en cualquier trimestre desde 1991, cuando había una recesión.