•   Oaxaca, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un equipo infantil de baloncesto conformado por indígenas mexicanos fue recibido entre aplausos en su natal estado de Oaxaca tras ganar un torneo en Argentina, en el que jugaron descalzos como lo hacen en sus empobrecidas comunidades, constató un periodista de la AFP.

"¡Viva el mini Jordan triqui", gritó una joven en el aeropuerto internacional de Oaxaca al ver a Tobías, uno de los niños de etnia triqui del equipo, que se impuso en el Festival Internacional de Minibásquetbol celebrado en Córdoba y Paraná, Argentina, del 11 al 14 de octubre en el que compitieron 20 equipos de América Latina.

Una media hora duraron los gritos y cánticos de los familiares que llevaron globos, banderas verdes y rojas así como pancartas con los escudos del Movimiento Unificador de Lucha Triqui, principal promotor del equipo.

Los llamados "Gigantes descalzos de la Montaña" derrotaron con amplitud a todos sus rivales en Argentina, con resultados como 22-6 contra la Universidad de Córdoba y 40-16 frente Regatas de Mendoza, destacó el gobierno de Oaxaca.

Ataviados con sus uniformes blancos con rojo y tenis blancos, los niños de entre 9 y 12 años respondieron y posaron para decenas de periodistas arremolinados a su alrededor en medio del ambiente festivo que imperaba en la terminal aérea de Oaxaca, uno de los estados más pobres de México.

Imágenes en video y fotografías de los partidos en los que los niños jugaban descalzos y de las ovaciones de sus propios contrincantes tuvieron gran difusión en redes sociales.

"Desde que empezó el torneo teníamos ansiedad de ya jugar y ganar. Cuando ganamos, todos nos decían que qué bien jugamos, que si les enseñábamos, que querían ser de nuestro equipo", reveló Dylan Ramírez.

"No sabíamos contra que equipos íbamos a enfrentarnos, pero sí sabíamos que íbamos a ganar", aseguró Melquíades Ramírez, apodado "Kevin Durant" en referencia al jugador de baloncesto de la estadounidense NBA.

En otras ocasiones sus entrenadores, que han llevado a equipos de indígenas triquis a Estados Unidos, han explicado que juegan de esa forma debido a que desde que comienzan a caminar lo hacen descalzos, lo que cubre las plantas de sus pequeños pies con callos, impidiéndoles moverse con libertad con zapatos deportivos.

Descalzo "me muevo mejor en la duela", dijo a la prensa Fernando León.