elnuevodiario.com.ni
  •   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El régimen y los rebeldes proseguían sus intensos combates este viernes en Deir Ezzor, en el este de Siria, donde un grupo yihadista ejecutó a 10 soldados, al día siguiente de la muerte de un general de los servicios de inteligencia.

Mientras tanto, la ONU y Estados Unidos siguen presionando para que se celebre el mes próximo en Ginebra una conferencia de paz, a pesar de las divisiones de la oposición.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, viajará de nuevo a Europa para preparar la llamada conferencia Ginebra-2, y el emisario de la ONU para Siria, Lakhdar Brahimi, iniciará el sábado en Egipto una gira regional con el mismo fin.

En el terreno, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH, que cuenta con una red de activistas y médicos, dio parte de intensos combates en la principal ciudad del este del país, Deir Ezzor, desde el jueves por la noche.

La ciudad fue bombardeada por aire este viernes por la mañana. El OSDH indicó que hubo heridos y casas dañadas, sin dar un balance preciso.

Los bombardeos aéreos se produjeron tras el avance de los rebeldes en el barrio de Rashdiya, hasta ahora controlado por las fuerzas del régimen. En ese mismo barrio mataron el jueves al general Jamaa Jamaa, jefe de los servicios de inteligencia militar de la región.

Según el OSDH, un francotirador mató al general Jamma durante unos combates entre yihadistas y soldados en Rashdiya.

La televisión pública siria dijo que el general "fue martirizado cuando cumplía su deber nacional de defender Siria (...) y expulsar a los terroristas de Deir Ezzor".

También en el barrio de Rashdiya, combatientes del Frente al Nosra, ligado a Al Qaida, capturaron y ejecutaron a diez soldados, según el Observatorio.

En el norte del país, por otro lado, al menos doce personas murieron este viernes víctimas de un bombardeo de las fuerzas gubernamentales contra una ciudad kurda de la provincia de Alepo.

"Doce kurdos, entre ellos seis niños (...) han muerto en un bombardeo de las fuerzas gubernamentales", en la ciudad de Tal Aran, indicó el OSDH.