elnuevodiario.com.ni
  •   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los doce habitantes de Canna comparten esta pequeña isla escocesa con 16,000 conejos que están provocando corrimientos de tierra y desenterrando a los muertos, por lo que las autoridades han decidido matarlos.

La organización Patrimonio Nacional de Escocia dijo el lunes que el número de conejos tiene que volver a niveles "sostenibles" porque están empezando a amenazar las casas de esta isla remota.

"Hay que tomar medidas para poner la población (de conejos) bajo control", dijo una portavoz de la organización que gestiona el patrimonio histórico.

El deslave que sufrió la isla la semana pasada fue atribuido en parte a la erosión en el suelo que causan las madrigueras, explicó.

"Eso hizo que la única carretera de la isla quedará intransitable durante varios días", agregó.

La vecina Winnie MacKinnon dijo al diario británico The Times que los conejos han desenterrado esqueletos del cementerio de la isla.

"Los conejos están escarbando en el camposanto y sacando huesos", afirmó.

"Estamos comiendo un montón de conejos pero no podemos con ellos", explicó.

Patrimonio Nacional dijo que busca una empresa capaz de sacrificar a los animales en esta isla de siete kilómetros de largo.

La solución "más probable" es matarlos a disparos, dijo la portavoz, que no quiso especificar a cuántos animales están pensando sacrificar, aunque se tratará de miles.

Hace unos años Canna sufrió un problema parecido con las ratas. En 2006 Patrimonio Nacional emprendió una campaña de dos años para erradicar las 5,000 ratas de la isla, que amenazaban su colonia de aves.