elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las denuncias de espionaje estadounidense serán revisadas durante el próximo periodo de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, que comienza la próxima semana, anunció el órgano este lunes.

"Para la Comisión han sido de enorme preocupación" las denuncias de espionaje por parte de Estados Unidos a particulares y gobiernos extranjeros en el último año, dijo el secretario ejecutivo de la CIDH, Emilio Álvarez.

"Estamos viendo que el tema está escalando y es parte de los nuevos temas de agenda de la libertad de expresión", señaló Álvarez a periodistas en Washington, sede de la Comisión.

Según el responsable, el avance tecnológico en las comunicaciones genera "nuevos desafíos" a los organismos de derechos humanos, que deben generar una discusión para establecer las reglas sobre libertad de expresión, privacidad o los mecanismos de control de los Estados.

52 audiencias recibió la CIDH

Durante una semana, la CIDH celebrará 52 audiencias para revisar casos de supuestas violaciones a derechos humanos en al menos 18 países.

En la audiencia sobre vigilancia de comunicaciones participarán, por una parte, la ACLU, una organización no gubernamental estadounidense a favor de las libertades civiles, y por la otra, Estados Unidos.

Los servicios de inteligencia estadounidenses, han estado en el centro de una polémica mundial tras las revelaciones del exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden sobre casos de espionaje a particulares y gobiernos en todo el globo.

El asunto cobró relevancia diplomática tras las revelaciones sobre escuchas e interceptación de correos electrónicos a mandatarios, entre otros, los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff, y de México, Enrique Peña Nieto, cuando era candidato.

El tema volvió nuevamente a la palestra en la última semana por las denuncias de espionaje al expresidente mexicano Felipe Calderón y a ciudadanos franceses.

Este lunes, el canciller de Francia, Laurent Fabius, anunció que convocó de forma "inmediata" al embajador de Estados Unidos en París por las revelaciones, mientras que el domingo México había reiterado su "categórica condena" a las acciones estadounidenses.

Pero ni Brasil ni México participarán en la audiencia, explicó Álvarez.

Cada vez más audiencias


La CIDH, órgano independiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), celebrará su 149 periodo de sesiones del 28 de octubre al 1 de noviembre con 52 audiencias de las 217 solicitadas.

En combinación con las sesiones que tuvieron lugar en marzo, la Comisión cerrará 2013 con 114 audiencias celebradas de un total de 374 solicitadas, el mayor número en los últimos seis años, resaltó Álvarez.

"Lo vemos como que el sistema está fortalecido y los actores refrendan su confianza", señaló el responsable.

Colombia destaca con cinco audiencias, principalmente sobre las denuncias de represión contra indígenas y otros grupos durante distintas protestas sociales, seguida de Venezuela, Estados Unidos y México con cuatro.

Preocupación por Guantánamo

La reforma migratoria en Estados Unidos, la situación de los presos en la cárcel de Guantánamo, la independencia judicial en Centroamérica, la libertad de expresión en Ecuador, Argentina, Venezuela y Brasil, el uso de los aviones no tripulados, y casos de refugiados en las Américas resaltan en la agenda de sesiones.

A diferencia de las demás audiencias, solicitadas por organizaciones civiles o Estados, la sesión sobre Guantánamo fue convocada directamente por la CIDH, que "ha aumentado su preocupación" por la situación de los reclusos tras la reciente huelga de hambre en la cárcel estadounidense, dijo Álvarez.

La Comisión solicitó además una "visita sin restricción ni condicionamientos" a la prisión, ubicada en una base estadounidense en territorio cubano.

Problemas pendientes


La situación de las poblaciones indígenas, como en años anteriores, resalta como uno de los principales temas y ocupará ocho de las audiencias, explicó Álvarez, un sociólogo mexicano con un año a cargo de la CIDH.

La sesiones revisarán ocho casos específicos de comunidades indígenas afectadas en Ecuador, Colombia y Perú y otros regionales como el impacto de los proyectos de minería en la región.

Para Álvarez la lucha contra la discriminación de los indígenas "es uno de los graves (problemas) pendientes de la democracia" en América Latina y el Caribe, y también Estados Unidos y Canadá, donde existen casos "de alarma".