Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

NUEVA YORK /AFP

El Fondo Monetario Internacional (FMI) abrió una investigación sobre su director, el francés Dominique Strauss-Kahn, en el marco de un caso de supuesto nepotismo vinculado con relaciones íntimas con una subordinada, indicó este sábado un portavoz a la AFP.

La investigación fue lanzada a instancias de Shakour Shaalan, que representa a Egipto y otros países árabes en el consejo de administración del FMI, “quien tuvo el eco de algunas acusaciones este verano”, indicó el portavoz del FMI, William Murray.

Sin entrar en detalles difundidos previamente por el Wall Street Journal, que mencionó relaciones íntimas entre Strauss-Kahn y Piroska Nagy, una ex alta funcionaria de origen húngaro del departamento de África del FMI, casada, Murray dijo que “todas las acusaciones, y en particular las que involucran a la alta dirección, son tomadas con extrema seriedad”.

Shakour Shaalan solicitó asesoría externa “para conducir una investigación y determinar la validez de esas acusaciones”, agregó Murray, para quien las conclusiones se darán a conocer “de aquí a fin de mes”.

En un comunicado, Strauss-Kahn declaró brindar su “pleno respaldo” a esta investigación, que se ocupa “de un incidente que sucedió en mi vida privada en enero de 2008”.

“Yo he cooperado y sigo cooperando”, agregó, afirmando “jamás haber abusado de mi posición de director del Fondo”.

El Wall Street Journal había señalado este sábado que el bufete de abogados Morgan, Lewis & Bockius LLP fue contratado por el FMI para investigar al director gerente.

Strauss-Kahn y Nagy habrían intercambiado correos electrónicos sobre la posibilidad de mantener una relación íntima, que se habría iniciado durante una conferencia en Europa, según el rotativo financiero.

Los correos habrían sido descubiertos por el esposo de Nagy.

Los investigadores se preguntan si Strauss-Kahn habría ejercido un favoritismo hacia Nagy en el FMI o, al contrario, si habría tratado de vengarse de la mujer por alguna razón, de acuerdo con el diario.

También tratan de dilucidar si la retribución que cobró Nagy al abandonar la institución fue o no excesiva respecto a su puesto en la jerarquía, agrega el informe.

Según el Wall Street Journal, el asesor de Nagy, Robert Litt, asegura que la mujer no fue presionada para abandonar el FMI y que su prima de partida fue similar a la que perciben los asalariados del mismo rango.