elnuevodiario.com.ni
  •   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Brasil logró reducir la pobreza y la desigualdad, pero esta última sigue alta y el país aún debe mejorar la calidad de la educación, incrementar el número de médicos y reforzar los programas sociales, dijo el martes la OCDE.

"Brasil ha hecho un destacado avance en la reducción de la pobreza y la desigualdad. Esta reducción se explica por un sólido crecimiento pero también por políticas sociales efectivas", dice el documento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, divulgado en Brasilia.

La OCDE recordó que la población en pobreza extrema (que vive con menos de 2 dólares diarios) pasó de 23.2% del total a 5,9% del total, entre 2002 y 2012.

El organismo destaca a la "nueva clase media" en la mayor economía de América Latina, que consume mucho más allá de la satisfacción de sus necesidades básicas, lo que ha impulsado a la demanda interna.

En una nación de 200 millones de habitantes, "cerca del 53% de la población ahora tiene un trabajo formal, disfruta del acceso al crédito y ha adquirido un auto o una moto", detalla el informe.

No obstante, "pese al progreso, aún queda mucho por hacer. Brasil tiene uno de los más altos niveles de desigualdad en el mundo, y tomará al menos 20 años, al ritmo actual, alcanzar los niveles de Estados Unidos, que además es una de las economías más desiguales de la OCDE", explicó el documento.

Brasil -señaló además- debe mejorar la calidad de su educación, ya que tiene una de las más altas tasas anuales de repetición entre los estudiantes y un significativo número superando la edad promedio del curso. En ese sentido, el informe plantea la necesidad de mejorar el entrenamiento y la supervisión a los profesores.

También detecta que Brasil precisa incrementar en un 70% el número de médicos, y mucho más el de enfermeras. Precisamente, el gobierno tiene en marcha el programa "Más Médicos", para llevar doctores hacia zonas carentes de profesionales de la salud.

En el ámbito económico, la OCDE recomienda a Brasil consolidar la confianza en su política monetaria, con el fin de llevar la inflación hacia el centro de la meta, 4.5%. En septiembre, la inflación en 12 meses anotó un 5.86%, lejos del centro pero bajo el techo fijado por el gobierno de 6.5%.

También le sugiere invertir cerca del 4% de su PIB anual en infraestructura durante los próximos 20 años, para alcanzar niveles como los que tiene Chile, cuya inversión en ese rubro está en torno al 5% de su PIB.