•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Varios centenares de estudiantes se manifestaron este miércoles en varias ciudades españolas en medio de una huelga de tres días del sector, que protesta por los recortes presupuestarios y una discutida reforma del sistema educativo para mejorar su calidad.

La ley, únicamente apoyada por el Partido Popular en el poder, debe ser aprobada en el Senado en el próximo mes y aplicada en el curso 2014-2015, pese a la oposición de toda la comunidad educativa, que lleva meses pidiendo la dimisión del ministro de Educación, José Ignacio Wert, de los más controvertidos del Ejecutivo.

"La política del Partido Popular tiene un objetivo muy claro: negarnos a los hijos de los trabajadores el derecho a la educación. Lo hace con esta ley, con las tasas universitarias, con los recortes de becas", protestaba Ana García, secretaria general del Sindicato de Estudiantes en una manifestación de Madrid.

Según los organizadores, la huelga, que empezó el martes y termina el jueves, está obteniendo un seguimiento de entre el 80 y el 90%, cifra que el ministerio rebaja a alrededor del 20%.

Con estruendosos gritos de "Wert dimite" y numerosas pancartas en defensa de la educación pública, varios centenares de estudiantes recorrieron el centro de Madrid en protesta por la ley y los recortes de hasta 3000 euros anuales que sufre el sector.

"En mi escuela mucha gente se ha quedado sin plaza, las aulas están a reventar, falta material y falta profesorado", lamenta Miguel Corona, estudiante de 18 años de electromecánica.

"En mi caso tenemos una profesora de música para más de 300 alumnos del instituto", añade a su lado Guillermo Arévalo, estudiante de secundaria de 16 años.

A la protesta se unieron esta vez los estudiantes universitarios, que también están siguiendo la huelga, afectados por el recorte de las becas y un aumento de las tasas en este contexto de austeridad.

Según profesores y estudiantes, la reforma educativa, unida a los recortes, perjudicará aun más los pobres resultados del sistema español que, según el informe PISA de la PCDE, se encuentra por debajo de la mayoría de países desarrollados y de sus socios europeos.