elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El dengue, una enfermedad que es endémica en toda América Latina con excepción de Uruguay y Chile, sigue poniendo en alerta a la región por culpa de nuevos brotes en Centroamérica, donde el serotipo 2 se ha cobrado hasta el momento 50 vidas, y en Paraguay, con 233 muertes en lo que va de año.

En Latinoamérica, más de 544 millones de personas corren el riesgo de contraer la enfermedad y, en lo que va de año, han muerto al menos 1.034 personas, con 456 decesos en Brasil (1.423.672 casos), 124 en Colombia (102.944 casos) y 47 en México (162.008 casos), según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

También se han producido muertes en República Dominicana (90), Perú (13), Ecuador (11), Bolivia (8) y Puerto Rico (2) y más de 2 millones de personas se han visto infectadas.

El caso paraguayo es especialmente preocupante, ya que el número de fallecimientos por la enfermedad hasta el pasado 17 de octubre triplicaba a los 70 que se presentaron en todo 2012. Igualmente, los casos confirmados de infección pasaron de 30.823 el año pasado a 140.787 este.

Esto tal vez se puede explicar "porque tuvimos un brote donde ya hubo circulación de tres serotipos de dengue y muchas personas tenían cofactores de enfermedad", agravando la situación, según afirmó hoy a Efe Águeda Cabello, directora general de Vigilancia de Salud de Paraguay.

Además, aseguró Cabello, "se está introduciendo el dengue tipo 4 y no sabemos cómo podría afectar a la comunidad" de un país que no había sufrido ni una muerte por esa enfermedad hasta 2007.

Ante esa situación, el Gobierno paraguayo creó esta semana un programa de prevención y combate del dengue, con un presupuesto de 4,5 millones de dólares, y recientemente un equipo de la OPS "realizó una visita de evaluación y apoyo al país y se trabaja en la solución de este problema", confirmó hoy a Efe José Luis San Martín, asesor regional de dengue de la OPS, con sede en Washington.

Las autoridades sanitarias paraguayas, dijo vía telefónica Cabello, adicionalmente trabajan en intentar cambiar la cultura en un país en que "la sociedad está acostumbrada a automedicarse" y para que aprendan la importancia de la consulta temprana ya que, entre otras cosas, "más del 95 % de los casos pueden ser manejados sin necesidad de ingreso" hospitalario, de acuerdo con San Martín.

En cuanto a Centroamérica, el serotipo 2, de los cuatro que existen del dengue, "ha sido muy agresivo" y "produjo una gran cantidad de casos en toda la región", con al menos 47 muertes, tal como informó el jueves en Managua la representante de la OPS en Nicaragua, Socorro Gross.

Guatemala reportaba hasta julio 6 casos fatales, mientras esta semana El Salvador confirmó que tiene 3 muertes y Honduras que se produjo el fallecimiento número 27.

Costa Rica, a su vez, dio a conocer el jueves el primer deceso por dengue y Nicaragua, país con al menos 13 víctimas mortales y 5.000 infectados (57 de ellos en estado crítico), decretó ese mismo día "alerta roja sanitaria" nacional y este viernes dijo que la situación es "dramática".

Entre las medidas que se adoptaron en Nicaragua está la de que los Comités de Desastres Municipales deben trasladar de inmediato a los hospitales y centros de salud todos los casos de fiebre, uno de los síntomas del dengue, que también se puede detectar por dolor de cabeza, vómitos y erupciones en la piel.

Otro de los países que se encuentra en "situación de alerta" es Venezuela, que contabiliza 41.938 casos de dengue en lo que va de año, 499 de ellos de la variante hemorrágica, un 26,9 % más que en esta época de 2012, según el último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud, dado a conocer el jueves.

De los 23 estados más el Distrito Capital que forman Venezuela, en 8 la situación es de "epidemia", mientras que en otros 6 es de "alarma", añadió la información oficial.

Como no existe una vacuna contra este mal, la prioridad en toda Latinoamérica sigue siendo la eliminación de los focos en los que se cría el mosquito "aedes aegypti", que transmite una enfermedad que puede ser mortal en su modalidad hemorrágica.

Algo difícil en una región que presenta muchas de las determinantes sociales y ambientales que colaboran con la aparición del dengue, como la falta de alcantarillados, el mal saneamiento y la pobreza extrema, explicó San Martín.

Por eso, agregó el asesor regional de la OPS, "todos los casos exitosos de control (del dengue) están relacionado con un excelente trabajo de mejoramiento ambiental y sobre todo con un accionar mucho más sostenido de la familia en eliminación de criaderos físicos y por otra parte una buena vigilancia y un buen control de los equipos técnicos de salud".

"La eliminación física de aquellos criaderos de mosquitos que es posible hacer en nuestras casas y sus alrededores es una responsabilidad individual y colectiva de nuestra población. (...) esto tiene que ser una tarea de todos", concluyó San Martín.

A nivel mundial, el dengue es endémico en 100 países, entre 50 y 100 millones de personas contraen la enfermedad anualmente, 500.000 de ellas padecen la versión más grave, conocida como hemorrágica; y unas 22.000 mueren, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).