•   Tegucigalpa  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un camarógrafo de televisión, vinculado al opositor partido Libre, del expresidente Manuel Zelaya, apareció muerto en una colonia de la capital, convirtiéndose en el comunicador número 37 asesinado en Honduras desde 2003, denunció este viernes un organismo humanitario.

“El cuerpo del camarógrafo Manuel Murillo, de 32 años, fue encontrado en la colonia La Independencia (oeste de la capital) con tres tiros en la cabeza”, dijo a la AFP la encargada de alertas del no gubernamental Comité por la Libre Expresión (C-Libre), Miriam Elvir.

Indicó que Murillo “fue sacado por desconocidos de su casa, en la colonia Kennedy (este) a eso de la una de la tarde del miércoles y el cuerpo fue encontrado el jueves en la tarde”.

Añadió que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos había dictado medidas cautelares a favor de Murillo desde 2010. El 10 de febrero de ese año, el camarógrafo había sido “torturado en una cárcel clandestina por policías vestidos de civil que él pudo identificar en uno de sus vídeos”.

Murillo había sido camarógrafo personal del derrocado presidente Manuel Zelaya y su último trabajo fue con la televisora Globo, el canal identificado con el depuesto mandatario y el nuevo partido de izquierda Libertad y Refundación (Libre).

 

37 comunicadores asesinados

El portavoz del estatal Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh), Julio Velásquez, informó que con Murillo son ya 37 las personas vinculadas con medios de comunicación asesinadas en Honduras desde 2003.

El caso precedente fue el del periodista de la región norte del país Aníbal Barrow, cuyo cadáver apareció desmembrado en julio pasado, días después de haber sido secuestrado.

Velásquez recordó que solo uno de esos casos ha sido resuelto por las autoridades.