•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AP

La secretaria de Estado de Cooperación Internacional de España, Soraya Rodríguez, se entrevistó con Fernando Remírez de Estenoz, Jefe de Relaciones Internacionales del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y visitará las regiones más dañadas por dos huracanes antes de firmar el lunes un plan de ayuda por 24,5 millones de euros (33,7 millones de dólares).

Entre otros temas, "ambas partes intercambiaron sobre los daños ocasionados a Cuba por los recientes huracanes", informó el diario cubano Juventud Rebelde.

Rodríguez, quien llegó a la isla el viernes, expresó que "el aporte a la recuperación del país es reflejo de los lazos históricos existentes entre ambas naciones y del nivel alcanzado en las relaciones bilaterales" agregó el rotativo en su edición dominical.

A finales de agosto el huracán Gustav azotó la isla y menos de 10 días después llegó Ike, causando la muerte de siete personas y dejando pérdidas por 5.000 millones de dólares.

Juan Diego Ruiz, coordinador para la cooperación de la embajada de España en Cuba, dijo que la ayuda se destinará "en lo esencial para los problemas de la vivienda y la recuperación de la capacidad productiva".

Este plan de ayuda es adicional a la cooperación de España con la isla que alcanzó los 19 millones de euros (25,5 millones de dólares) y se calcula que llegará a unos 30 millones de euros (40,3 millones de dólares) en el 2008.

Además el gobierno español abrió el martes una línea de crédito de hasta 100 millones de euros (casi 137 millones de dólares) para ayudar a la isla.

Después del paso de los huracanes llegaron a Cuba unos 17 millones de dólares de donativos, según informó el diario oficial Granma en días recientes, procedentes de Argelia, Argentina, Brasil, China, Colombia, Ecuador, Uruguay y Venezuela, entre otras naciones.

Cuba rechazó una oferta de unos cinco millones de dólares de Estados Unidos y solicitó un congelamiento temporal de las sanciones del embargo -que Washington sostiene hace casi 50 años- para comprar alimentos y materiales de la construcción. La administración del presidente George W. Bush indicó que mantendría las medidas contra La Habana.