•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • AP

Colin Powell, quien fuera el primer secretario de Estado del presidente George W. Bush, manifestó el domingo su apoyo al candidato presidencial demócrata Barack Obama, además de que criticó la forma en que ha llevado su campaña el aspirante republicano John McCain.

Por otra parte, la campaña de Obama informó el domingo que el candidato demócrata recaudó en septiembre más de 150 millones de dólares, una cantidad asombrosa sin precedentes que le da una ventaja vasta sobre McCain.

Powell dijo que tanto Obama como McCain cumplen con los requerimientos para ser comandantes en jefe de las fuerzas armadas, pero que el primero está mejor capacitado para responder a los problemas económicos del país y mejorar su posición ante el mundo.

"No es fácil para mí el decepcionar al senador McCain en la forma en que lo estoy haciendo esta mañana y lo lamento", dijo Powell, entrevistado para el programa "Meet the Press" de la cadena NBC, refiriéndose a su vieja amistad con el senador por Arizona.

"Sin embargo, creo firmemente que en esta coyuntura en la historia estadounidense, necesitamos un presidente que no solamente continuará — independientemente de tener un rostro nuevo, algunos cambios y cierta rebeldía —, quien no solamente continuará con las políticas que hemos emprendido durante los últimos años", dijo Powell.

"Creo que necesitamos una figura que emprenda una transformación. Creo que necesitamos a un presidente que represente un cambio de generación y por eso apoyo a Barack Obama, independientemente de mi respeto o admiración para el senador John McCain", dijo.

El apoyo de Powell a Obama se esperaba desde hace tiempo, por ser un republicano con amplia experiencia en política exterior, área en la cual se considera que Obama tiene menos a su favor que McCain. Al mismo tiempo, es de ascendencia africana como Obama, quien podría convertirse en el primer presidente negro del país.

Powell alguna vez fue considerado como un posible candidato presidencial para los republicanos, pero él decidió no postularse.

El general reconoció el aspecto racial de su apoyo, pero dijo que no era un factor determinante, señalando que si ese fuera el caso, lo habría manifestado hace ya tiempo.

Asimismo, Powell expresó su decepción por lo que consideró el tono negativo de la campaña de McCain, así como por elegir a la gobernadora de Alaska Sarah Palin como compañera de fórmula.

Powell dijo que no considera a Palin una persona con la capacidad requerida para asumir la presidencia, en caso necesario.

En cuanto a los montos de recaudación de campaña revelados el domingo, Obama ha logrado recaudar con las cifras de septiembre la astronómica suma de 605 millones de dólares. Ningún candidato presidencial se ha acercado ni remotamente a esa cifra. En agosto, Obama recaudó 65 millones de dólares.

El dinero recaudado por el senador por Illinois está alimentando una vasta campaña de avisos en estados considerados competitivos. También ha financiado una ola de avisos en la televisión como nunca antes se había visto en una contienda presidencial.

David Plouffe, gerente de campaña de Obama, escribió en un mensaje por correo electrónico a simpatizantes que la campaña añadió 632.000 nuevos donantes en septiembre, para un total de 3,1 millones de contribuyentes.

Indicó que la donación promedio fue de 86 dólares.

Poco después, el Comité Nacional Demócrata anunció que había recaudado por su cuenta 49,9 millones de dólares y contaba con 27,5 millones de dólares en cuentas bancarias al comenzar octubre.

Obama decidió no aceptar el sistema de financiamiento público para la campaña, que le hubiera obligado a acatar límites a sus ingresos. En cambio, el candidato presidencial republicano McCain optó por participar en el sistema, que establece un "techo" de 84 millones de dólares para el tramo de septiembre-octubre previo a las elecciones de noviembre.