•   Santo Domingo, República Dominicana  |
  •  |
  •  |
  • AP

Seis policías y marinos y otras nueve personas se encuentran encarceladas por órdenes de jueces luego de que fueran vinculados al múltiple asesinato ocurrido en agosto de siete extranjeros presuntos miembros de un cartel de drogas.

La jueza de la Atención Permanente, Zunilda Brito Hernández, envío el sábado a la cárcel por 18 meses a tres oficiales de la Armada investigados con relación a la denominada "matanza de Paya", ocurrida el 4 de agosto en Baní, provincia de Peravia, a 65 kilómetros de la capital.

La mayoría de las siete víctimas eran colombianos, mientras el nicaragüense Orin Clinton Gómez (Holy) logró sobrevivir al simular estar muerto.

La policía señaló como responsable de dirigir la matanza al capitán de fragata de la Armada, Ricardo Rafael Guzmán Pérez, apresado el 9 de agosto en una calle con ocho paquetes de cocaína.

Guzmán Pérez cumple prisión preventiva por un año.

Entre otros detenidos se encuentran el coronel de la Armada Miguel Peña Figuereo, y los empresarios Luis Lara y José Luis Montás, señalados por la policía, junto a Guzmán Pérez, de ser los autores del crimen.

"Seguimos investigando a otros implicados en el caso", dijo el domingo el jefe policial Rafael Guillermo Guzmán Fermín.

El jefe de la Armada, vicealmirante Julio César Ventura Bayonet, informó el domingo que otro oficial de esa institución fue apresado por su presunta vinculación en el suceso. Ventura Bayonet no reveló el nombre del detenido, alegando que aún se está en la fase de investigación.

Ventura Bayonet visitó al jefe de la Policía Nacional, Guzmán Fermín, para entregar las armas asignadas a los oficiales involucrados en el caso y determinar si fueron utilizadas en la matanza.

Los implicados deberán esperar al menos un año que los fiscales concluyan las indagatorias y formalicen cargos en su contra.

Los asesinatos marcaron un precedente, puso al descubierto la aparente facilidad con que operan los narcotraficantes en la nación y enfrentó a senadores, fiscales, gobernadores y jefes policiales que fueron involucrados en los carteles.

El domingo, decenas de ciudadanos de Baní marcharon por las calles en contra de la violencia, a favor de la paz y en respaldo del senador Wilton Guerrero, quien denunció la complicidad de policías, militares y otras autoridades con la delincuencia.