elnuevodiario.com.ni
  •   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El temporal que ha sacudido en los últimos días el norte de Europa alcanzó hoy las costas de Rusia, Letonia y Estonia, donde provocó cortes en el suministro eléctrico, la caída de arboles, problemas en el transporte y desperfectos en el mobiliario urbano.

En la región de Leningrado, bañada por el mar Báltico, más de 13,000 personas se quedaron sin luz debido al temporal, informaron las agencias locales.

El nivel de agua del río Neva en San Petersburgo supera ya en 80 centímetros la norma y aumenta a razón de 10 centímetros cada media hora, lo que ha obligado a cerrar las esclusas de los canales para evitar inundaciones.

Varios lugares de la antigua capital imperial ya han resultado parcialmente inundados, mientras que el viento sopla tan fuerte a orillas del Neva que dificulta el desplazamiento de los transeúntes.

Al mismo tiempo, se suspendió la navegación en el Golfo de Finlandia por precaución, ya que se esperan olas de más de tres metros de altura.

Según el Ministerio de Situaciones de Emergencia, en las regiones occidentales de Karelia y Novgorod numerosas localidades rurales sufrieron cortes en el suministro eléctrico, mientras se ha declarado la alerta en la región de Pskov.

En Kaliningrado el fuerte oleaje impidió que el velero "Kruzenshtern" abandonara hoy el puerto del enclave báltico ruso para participar en el relevo de la antorcha olímpica de los Juegos de Invierno de Sochi.

Mientras, en Estonia el temporal ha dejado ya sin luz a más de 62,000 personas, mientras en las calles de las ciudades costeras el vendaval ha arrancado centenares de árboles, carteles y mobiliario urbano.

En la localidad de Paide el viento, que superaba los 30 metros por segundo, incluso arrancó el tejado de un pabellón deportivo, aunque el incidente no causó heridos.

En Letonia los numerosos árboles caídos durante la madrugada cortaron el tráfico en varias regiones del país, lo que obligó a intervenir a los bomberos.