•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las revelaciones de los diarios francés Le Monde, el español El Mundo y el italiano L'Espresso sobre la interceptación de las comunicaciones de los ciudadanos europeos por la NSA son "completamente falsas", declaró este martes el jefe de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense, general Keith Alexander.

"Para ser totalmente claro, no hemos recogido esas informaciones sobre ciudadanos europeos", afirmó durante una audiencia en la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EEUU, en la que precisó que se trataba de "datos suministrados a la NSA (Agencia de Seguridad Nacional)" por socios europeos.

"Las afirmaciones de los periodistas en Francia, España e Italia en el sentido de que la NSA interceptó decenas de millones de llamadas telefónicas son completamente falsas", afirmó el general Alexander. "Al igual que la persona que robó los datos clasificados, no han comprendido lo que tenían delante de sus ojos", señaló.

Le Monde y El Mundo informaron estos últimos días, sobre la base de documentos suministrados por el exconsultor de la NSA Edward Snowden, que la agencia estadounidense encargada de las interceptaciones de las comunicaciones había espiado más de 70 millones de llamadas telefónicas en Francia y 60 millones en España en el lapso de un mes.

Por su lado, el diario italiano L'Espresso, que cita al periodista Glenn Greenwald, en el origen de las revelaciones de Snowden, asegura que los italianos fueron espiados por los servicios estadounidenses y británicos.

El director de la NSA confirmó además las revelaciones del diario The Wall Street Journal según las cuales, las interceptaciones telefónicas practicadas en esos países y atribuidas al organismo que dirige fueron realizadas por los servicios secretos europeos y luego "suministradas" a la agencia estadounidense.

Esas interceptaciones, agregó, no concernían a ciudadanos franceses o españoles, sino a operaciones en países de la OTAN o donde están involucrados países de la OTAN.

Interrogado acerca de si la NSA compartía sus informaciones con los "aliados europeos" y si éstos compartían las suyas con la agencia norteamericana, el general Alexander respondió afirmativamente.