elnuevodiario.com.ni
  •   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de personas colmaron el viernes los cementerios en Perú llevando comida, licor, música y oraciones para rendir culto a sus muertos por el Día de Todos los Santos.

Como cada 1 de noviembre, los peruanos aprovechan el feriado para visitar las tumbas de sus muertos, ya que el 2 de noviembre, Día de los Muertos, es una jornada laborable en este país.

Desde temprano los visitantes llegaron a los camposantos portando alimentos, velas, flores, acompañados de grupos musicales y bebiendo bebidas alcohólicas para orar por sus seres queridos.

El cementerio de Nueva Esperanza, ubicado en el distrito limeño de Villa María el Triunfo (sur), de unas 60 hectáreas y considerado el más grande del país, es el que más visitantes capta.

El lugar, un arenal en sus inicios (1961), era clandestino y según el municipio se desconoce cuántas personas están enterradas. Desde 1970 fue autorizado su funcionamiento como cementerio del distrito.

La afluencia del público a los distintos cementerios ha convertido las calles aledañas en mercados donde se venden flores, globos, adornos y platos de variada comida. En las inmediaciones de algunos incluso se instalaron juegos para niños, según imágenes de la televisión.