•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP
El candidato demócrata a la Casa Blanca, Barack Obama, recibió el apoyo este domingo del ex secretario de Estado del presidente George W. Bush, Colin Powell, al tiempo que su campaña anunció haber recolectado la cifra récord de 150 millones de dólares en septiembre.

A 16 días de las elecciones presidenciales, estos dos acontecimientos estimularon a los demócratas en momentos en que los sondeos dan a Obama un promedio de 5 puntos de ventaja respecto a su rival republicano, John McCain.

De acuerdo con el sondeo diario de la consultora Gallup divulgado el domingo, Obama tiene una ventaja de 10 puntos (52% contra 42%).

Powell, ex jefe del Estado Mayor Conjunto y héroe de la primera guerra del Golfo, elogió en una entrevista con la cadena de televisión NBC, el “carácter reformista” del candidato demócrata y su campaña “federalista”.

La presidencia de Obama “provocaría el entusiasmo del país y del mundo”, aseguró el general retirado. Obama reúne las condiciones para liderar “debido a su capacidad de inspirar, a la naturaleza inclusiva de su campaña, a que tiende la mano a todo el país”.

“Sería un presidente transformador. Por esa razón voy a votar por el senador Barack Obama”, dijo Powell, que fue el primer ciudadano negro en ocupar el rango militar más alto de Estados Unidos.

En el curso de su larga carrera, Powell, de 71 años, fue consejero para la seguridad nacional de Ronald Reagan. Luego fue jefe de estado mayor entre 1989 y 1993, y se hizo famoso particularmente durante la operación conocida como “Tormenta del Desierto” en el marco de la guerra del Golfo, después de la invasión de Kuwait por el Irak de Saddam Hussein.

Si Obama vence en las elecciones, “todos los estadounidenses deberían estar orgullosos, no sólo los afro-americanos”, agregó.

Si bien señaló que tanto Obama como su viejo amigo McCain están listos para ser presidentes, Powell dijo creer que “a esta altura de la historia estadounidense necesitamos un presidente (...) que no continúe simplemente con las políticas que hemos seguido en los últimos años”.

En declaraciones a la cadena Fox News, McCain dijo que siempre ha admirado y respetado al general Powell. “Somos viejos amigos. Esto no me sorprende”, señaló.

Durante la misma entrevista, el candidato republicano evocó por primera vez la posibilidad de una derrota, al afirmar que no sentiría “pena de sí mismo” si pierde: “No pienso demasiado en ello (...) Pero mire, he tenido una vida maravillosa. Tengo que volver a vivir en Arizona y a representar (al pueblo estadounidense) en el Senado”, dijo.

Powell, el primer peso pesado de la Administración Bush en confirmar oficialmente su apoyo al candidato demócrata, denunció la campaña negativa de McCain, y afirmó que su compañera de fórmula, Sarah Palin, no está preparada para ser vicepresidenta de Estados Unidos.

Durante un mitin en Carolina del Norte (sudeste), Obama celebró el espaldarazo de Powell: “Un gran soldado, un gran hombre de Estado y un gran norteamericano aportó esta mañana su apoyo a nuestra campaña para cambiar Estados Unidos”.

“Estoy más que honrado y me siento profundamente humilde de tener el apoyo del general Colin Powell”, agregó.

Powell, quien denunció las “mentiras” que condujeron a Estados Unidos a emprender la guerra contra Irak, no ha cesado de tomar distancia con el gobierno republicano, pero negándose a romper con su familia política.

También este domingo el entorno del candidato demócrata anunció que en septiembre Obama alcanzó un nivel récord de contribuciones de 150 millones de dólares que piensa utilizar en la recta final de su campaña a la Casa Blanca.

Desde el lanzamiento de su campaña, Obama ha recolectado 605 millones de dólares.

El dinero recaudado en setiembre permitirá a los demócratas mantener una agresiva campaña en muchos de los estados claves tradicionalmente fieles a los republicanos como Carolina del Norte y Virginia.