• San Salvador |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

La Cancillería de El Salvador mandó ayer una carta a la ONU defendiendo su soberanía sobre la Isla Conejo, y en la que reitera su compromiso de solucionar la disputa con Honduras por el islote a través del diálogo.

La carta al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, es parte de “los esfuerzos diplomáticos impulsados por el país para expresar ante la comunidad internacional sobre (...) la soberanía de la Isla Conejo, ubicada en el municipio de Pasaquina, departamento (salvadoreño) de La Unión”, señala la Cancillería en un comunicado.

También expresa la postura de El Salvador sobre el fortalecimiento de sus Fuerzas Armadas y el cumplimiento de la sentencia de La Haya del 11 de septiembre de 1992, que finiquitó el antiguo conflicto de límites con Honduras.

Isla Conejo “nunca estuvo en disputa en la Corte Internacional de Justicia (...) su estatus jurídico no fue afectado por la Sentencia del 11 de septiembre de 1992, por esa razón, El Salvador reitera firmemente su soberanía sobre la isla y demanda la desocupación inmediata de la misma”, precisa el boletín.

Llamado al diálogo

Señala que El Salvador ha solicitado al vecino país de Honduras “abordar” el tema a “través del diálogo y del entendimiento diplomático”, y que aprovecha la ocasión “para renovar este llamado”.

Asimismo, insta al organismo internacional a “diferenciar” las iniciativas de modernización de la Fuerza Armada, de las cuestiones referidas a la sentencia de 1992 de la Corte Internacional de Justicia referente al Diferendo Fronterizo, Territorial, Insular y Marítimo entre El Salvador y Honduras.

Pero, “sobre todo, a separarla del justo reclamo que hace el Gobierno de El Salvador contra la ocupación militar, ilegal y de facto que desde 1983 realiza el Gobierno hondureño sobre la Isla Conejo, parte del territorio salvadoreño, cuya soberanía es respaldada y sustentada por documentación histórica, jurídica y geográfica”, añade.

Los aviones de combate

El Gobierno salvadoreño ha enviado esta misiva a raíz de que el Gobierno hondureño dijo la semana pasada que enviaría una misión a la ONU y a la OEA, que investigará la compra de 10 aviones de combate por parte de El Salvador a Chile.

El Gobierno hondureño ha concluido que los “movimientos armamentistas” de El Salvador dejan abierta la “posibilidad de parte de El Salvador de querer crear un escenario bélico hipotético en el Golfo (de Fonseca)”, dijo en su momento la canciller hondureña, Mireya Agüero.

También indicó que la compra de los aviones la ven como “una abierta amenaza para la implementación de la sentencia” de 1992.

“El Salvador como país respetuoso de sus obligaciones internacionales ha abogado desde un inicio por el cumplimiento en forma integral de dicha sentencia y reitera su compromiso y disposición de continuar haciéndolo”, precisa el documento.

Profunda preocupación

En su misiva, el Gobierno salvadoreño expresa su “profunda preocupación ante las declaraciones vertidas por funcionarios y exfuncionarios del Gobierno de Honduras, en relación con las modestas iniciativas para fortalecer las fuerzas armadas salvadoreñas, un tema de exclusivo interés interno del pueblo y Gobierno de El Salvador”.