elnuevodiario.com.ni
  •   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La pobreza en Costa Rica se mantiene estancada en un 20,7 % de los hogares, pero la desigualdad se incrementó durante el 2013, informó hoy el estatal Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

"La pobreza no muestra variación significativa en el 2013 con respecto a lo observado en el 2012 cuando fue del 20,6 % de los hogares", declaró en una conferencia de prensa la investigadora del INEC, Pilar Ramos.

Los datos se desprenden de la Encuesta Nacional de Hogares aplicada por el INEC en julio pasado en una muestra de 13.555 hogares de todo el país.

La encuesta reveló que el 20,7 % de las familias pobres representa a cerca de 1,1 millones de personas (23 % de la población).

Para el 2013 la línea de pobreza se ubicó en un ingreso per cápita por hogar de 100.943 colones mensuales (unos 200 dólares) en zona urbana y 77.401 colones (153,2 dólares) en zona rural.

La línea de pobreza extrema, que consiste en que las familias no pueden costear una canasta básica, se situó en 45.368 colones mensuales (90 dólares) por persona en el hogar en zona urbana y 37.566 colones (74,3 dólares) en área rural.

Sobre la desigualdad, el informe indica que el coeficiente de Gini se incrementó de 0,518 en 2012 a 0,524 en el 2013, basado en que el 20 % de la población más rica concentra el 52 % de los ingresos del país, mientras el 20 % más pobre apenas el 4 %.

"En todos los quintiles (segmentos de 20 %) de la población el ingreso creció pero por debajo de la inflación con lo que se observa una pérdida del poder adquisitivo", dijo Ramos.

Los datos de la encuesta señalan que en zona urbana los ingresos han crecido en el 2013 un 5 % y en la rural apenas un 1,8 %, ambos por debajo del índice de inflación que ronda el 5,14 %.

Según Ramos, los hogares pobres del país presentan características que les hace más difícil salir de esa situación, como por ejemplo mayor cantidad de miembros, niños y adultos mayores, así como bajos niveles de escolaridad y altas tasas de desempleo.

El desempleo en las familias en situación de pobreza alcanza el 23 % y en los de extrema pobreza un 38 %, mientras en los que no son pobres se ubica en apenas un 5,7%, según la encuesta.