•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, denunció este jueves que las pandillas "no están cumpliendo" con el compromiso de no atacar a policías y soldados, adoptado en el marco de una tregua que mantienen estos grupos desde hace año y medio.

"El compromiso que habían adquirido los pandilleros de no atacar a policías y no atacar a miembros de la Fuerza Armada, efectivamente, se ve que no lo están cumpliendo", afirmó Funes en una improvisada rueda de prensa.

El mandatario se refirió a un ataque a balazos cometido por pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) contra dos agentes del sistema de emergencia 911 de la Policía Nacional Civil, PNC, el miércoles en la ciudad de Cuscatancingo, 4 km al norte de San Salvador.

A este hecho, en el que uno de los policías murió y el otro se recupera en un hospital de la capital, se suman dos asesinatos de pandilleros contra soldados la semana pasada en las afueras de la ciudad de San José Villanueva, 25 km al suroeste de San Salvador, según registros de la policía.

Espero que esto "no vaya en escalada", dijo Funes, aunque aseguró que estos delitos no impedirán el trabajo de seguridad pública en el país.

El 9 de marzo de 2012 las dos principales pandillas de El Salvador: la MS-13 y el Barrio 18, pactaron una tregua a la que posteriormente se sumaron otras pandillas minoritarias.

esde entonces, los homicidios disminuyeron de 14 a 5 ó 6 por día, con lo cual el país dejó de figurar como el segundo más violento entre las naciones sin conflictos bélicos, después de Honduras.

En el marco de esa tregua, las pandillas se comprometieron a no atentar contra policías ni soldados como una muestra "de buena voluntad" de que desean concretar un acuerdo que pare la violencia pandillera en el país.

En las cárceles de El Salvador, están recluidos un poco más de 10,000 pandilleros, mientras que en barrios y calles permanecen libres unos 50.000, según datos oficiales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus