•  |
  •  |
  • END

La presidenta argentina Cristina Kirchner anunció ayer martes que girará al Congreso un proyecto de ley para estatizar el sistema de jubilaciones privadas, amenazado de quiebra, en una reforma que le puede permitir al Estado captar fondos por 30,000 millones de dólares.

“Estamos adoptando esta decisión en un contexto internacional donde los principales países del G-8 (potencias) y otros están solicitando una política de protección hacia bancos. Nosotros protegemos a nuestros jubilados y trabajadores”, dijo Kirchner en un acto de presentación de la reforma.

La drástica medida del Gobierno peronista socialdemócrata fue adoptada en reacción a las duras pérdidas sufridas por las 10 compañías del sector, a raíz del derrumbe de los bonos y acciones por la crisis financiera mundial, señaló una fuente oficial que solicitó el anonimato.

Bolsa cae casi 11 por ciento
Pero la primera reacción ante la noticia fue ayer martes una fuerte caída de 10.99% en la Bolsa, mientras que la cámara que agrupa a los 10 fondos de pensión del mercado defendió el sistema vigente con el argumento de que los ahorros acumulados arrojan un 13.9% de rentabilidad positiva promedio.

“Estamos viendo en el mundo políticas de saqueo. Es obvio el contexto internacional y nacional en que se adopta esta decisión estructural. Tan estructural como la que se tomó en 1994 (privatización jubilatoria) con el neoliberalismo, cuando el repliegue del Estado era total”, dijo Kirchner. La reforma, había indicado la fuente, le permitirá al Gobierno captar un flujo de dinero anual de unos 4,600 millones de dólares de los aportantes efectivos, unos 3.6 millones de los 9.5 millones de trabajadores anotados en las Administradoras de Fondos de Jubilación y Pensión (AFJP).