elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad de Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El canciller panameño Fernando Núñez aseguró este jueves que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) se ha "precipitado" al imponer una multa de un millón de dólares al barco norcoreano detenido con armas cubanas porque será "un poco difícil" que la paguen.

"Yo creo que la ACP se ha precipitado al llegar a una conclusión y poner una multa", dijo Núñez en un almuerzo con periodistas.

"Va a ser un poco difícil sacarlo (el barco)" y habrá que ver "si se pueden vender las cosas, las armas, el azúcar o lo que sea para poder pagar esa multa" porque si no, "los norcoreanos no van a poder pasar por el canal de Panamá ningún barco", añadió.

La ACP multó con un millón de dólares al barco norcoreano que en julio pasado intentó transitar por la vía interoceánica con armamento cubano sin declarar.

La ACP aseguró este jueves que "como cualquier buque que infringe normas de seguridad" en el canal, los responsables de la embarcación norcoreana "deben cumplir con el pago de la sanción".

La multa fue impuesta por poner en riesgo el canal al omitir "información" sobre la carga "peligrosa" que transportaba y "por el suministro de información falseada", según la ACP.

El carguero norcoreano "Chong Chon Gang" fue detenido el 10 de julio cuando se disponía a cruzar el Canal de Panamá desde el Atlántico con armamento cubano sin declarar, escondido bajo toneladas de sacos de azúcar.

Los 35 miembros de la tripulación del carguero fueron detenidos y enfrentan una acusación por tráfico de armas.

El administrador del canal, Jorge Quijano, aseguró el pasado martes que los norcoreanos para poder zarpar tienen que "llegar a un acuerdo" con la ACP o por lo menos pagar 670.000 dólares como depósito "para poder llevarse el buque".

"Que el señor Quijano mantenga a los coreanos y pague la estadia del barco", bromeó Núñez, según el cual al Estado panameño le cuesta 1.200 dólares diarios la presencia del carguero en el país.

Una delegación norcoreana está en Panamá para llevarse la embarcación y la tripulación, aunque la posibilidad de que los marinos queden en libertad dependerá de la fiscalía.