elnuevodiario.com.ni
  •   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La brasileña Ana Paula Maciel, integrante de la organización ecologista Greenpeace, aseguró este viernes que no se arrepiente de haber participado en la protesta contra la explotación petrolera en el Ártico ruso, que la llevó a prisión en septiembre pasado.

En una entrevista publicada en el sitio web del diario Folha de Sao Paulo, Maciel dijo que consideró "exagerada la reacción del gobierno ruso" de arrestarla con otros 28 compañeros militantes "por una manifestación pacífica".

"No me arrepiento porque para hacer un mundo mejor es necesario tomar riesgos y acepté los riesgos", indicó la brasileña de 31 años, que fue puesta en libertad el martes bajo fianza.

Maciel formaba parte de la tripulación del barco de Greenpeace "Artic Sunrise", que fue intervenido por un comando ruso movilizado en helicóptero tras una protesta contra una plataforma petrolera en el Ártico para denunciar los riesgos medioambientales del emprendimiento.

"No cometí ningún crimen, hablé muchas veces en la corte. Si la justicia rusa es justa, es justa. No tengo miedo de ser condenada", indicó.

Los tripulantes del "Artic Sunrise" fueron inculpados por "piratería" y "vandalismo". Sin embargo, no se indicó claramente si el primer cargo, por el que arriesgan una pena de hasta 15 años de cárcel, había sido abandonado. El segundo se castiga con hasta 7 años de cárcel.

Rusia liberó a casi todos los miembros de Greenpeace que detuvo, pero rechazó un fallo del Tribunal Internacional del Derecho del Mar, que solicitaba se los autorice a abandonar el país.

La detención de los activistas provocó en la sociedad civil a escala internacional una oleada de críticas contra Rusia.