•   Siria  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El régimen de Bachar al Asad perdió ayer el control del mayor campo de petróleo de Siria, el yacimiento de Al Omar, en el noreste del país, tras intensos combates contra los rebeldes islamistas.

Milicianos del Estado Islámico de Irak y del Levante, Siria, y del Frente al Nusra, ambos vinculados a Al Qaeda, y miembros de otros grupos afines tomaron el campo, situado en la provincia de Deir Zur, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los choques en la zona entre los combatientes y los efectivos gubernamentales comenzaron el viernes por la noche y se prolongaron hasta la mañana de ayer.

El yacimiento de Al Omar es el más importante de Siria, con una capacidad de producción de 75,000 barriles al día.

Los opositores colgaron en internet un vídeo, supuestamente grabado tras la toma del campo, en el que mostraban varios vehículos de las fuerzas del régimen abandonados y decenas de hombres armados con pasamontañas.

No es la primera vez que el yacimiento de Al Omar cae en manos de los insurgentes, que también se hicieron con su control en noviembre de 2012, pero las tropas del régimen consiguieron recuperarlo.

Tras la derrota de ayer, las autoridades perdieron el dominio del último campo petrolero que quedaba en su poder en el este del país.

Reducen producción

Según datos del Ministerio de Petróleo y de Recursos Minerales, Siria tiene unas reservas estimadas de 237,000 millones de barriles de crudo y producía 380,000 al día hasta hace dos años.

La mayor parte del crudo se encuentra en las provincias nororientales de Al Hasaka, Deir al Zur y Al Raqa, donde los yacimientos están en manos rebeldes.

El principal comprador del crudo sirio era la Unión Europea, UE, pero su venta cesó a finales de 2011 por la prohibición de Estados Unidos y de la UE a las importaciones de petróleo sirias con el fin de presionar al Gobierno de Damasco por la represión de las protestas que comenzaron en marzo de ese año.

Desde el inicio del conflicto civil en marzo de 2011 la producción se ha reducido a 20,000 barriles diarios, mientras que la de gas natural ha bajado de 30 millones de metros cúbicos a 15 millones, de acuerdo con las estadísticas del Ejecutivo sirio.

Violencia continúa

Por otro lado, la violencia continuó ayer en otras partes del país, donde al menos 40 personas perdieron la vida en bombardeos de la aviación del régimen en Alepo y su periferia, en el norte del país, denunciaron activistas.

Más de 100,000 personas han muerto desde el inicio del conflicto en Siria a mediados de marzo de 2011, según datos de la ONU.