•   Irán  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Irán y las seis potencias con las que negocia la manera de poner bajo control su programa nuclear no cejan en sus esfuerzos por sellar un acuerdo, lo que sería un triunfo diplomático para ambas partes, sin precedente en más de una década.

Las esperanzas de anunciar ayer un acuerdo se fueron apagando durante la tarde, pero no tiraron la toalla y, tras un descanso para cenar, los ministros de Exteriores del G5+1 se reunirían de nuevo por la noche con la jefa de la diplomacia europea, Catherine Asthon, para intentar acortar la distancia que los aleja del acuerdo.

La intensa actividad diplomática comenzó temprano ayer, alrededor de las 7:30, encadenando reuniones durante todo el día, y no se descartaba que este ritmo frenético se prolongara a más allá de la medianoche.

La presencia simultánea en Ginebra --tan solo en este cuarto día de negociaciones consecutivas-- de los seis ministros de Exteriores del G5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania) avivó en un primer momento las expectativas de un acuerdo.

Sin embargo, a nadie se le olvida la experiencia, hace solo dos semanas, de la anterior ronda de negociaciones, que también se prolongó un día más de lo previsto por la visita sorpresiva de los jefes de la diplomacia de los seis países, con lo que el acuerdo parecía inminente.

En esta ocasión ha sido el responsable ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, el primero en presentarse en Ginebra, iniciativa que replicaron el resto de sus colegas, que fueron llegando uno tras otro a lo largo del día de ayer.

El grueso de estas reuniones lo soportan, desde el lado de Irán, su ministro de Exteriores, Mohamed Javad Zarif, mientras que Ashton dirige las conversaciones en nombre del G5+1.Los detalles de lo que se cuece en la sala de reuniones se filtran a la prensa con cuentagotas y, a veces, los mensajes de una y otra parte son contradictorios, lo que hizo que reinara la incertidumbre durante todo el día.

Las últimas declaraciones escuchadas fueron las del ministro Zarif, que declaró a la prensa iraní que las “posibilidades de un acuerdo siguen vivas” y que los negociadores redactan el texto de un acuerdo en tres fases.