•  |
  •  |
  • AFP

La iglesia católica romana de Nueva York intenta, a través de un libro para colorear, alertar a los niños del peligro de ser sexualmente acosado por un cura, dijeron autoridades el martes.

"Ser amigos, estar a salvo, ser católicos", fue distribuido en varios cientos de escuelas en el área de Nueva York como parte del Programa de Ambiente Seguro, dijo una portavoz de la Arquidiócesis de la ciudad.

Una imagen del libro muestra a un ángel guardián volando sobre un monaguillo con un cura acechando en el fondo.

"Por el bien de la seguridad, un niño y un adulto no deberían estar solos en un cuarto cerrado", aconseja el ángel. En otra el ángel advierte sobre un acosador sexual que intenta conversar con un niño a través de internet.

David Clohessy, director de la Red de Sobrevivientes Abusados por Curas, dio la bienvenida a la iniciativa, pero dijo que no va lo suficientemente lejos.

"Aplaudimos el intento pero nos preocupa un poco la aproximación (al tema). Se siente aún como si casi cada paso tomado por la jerarquía hubiera sido provocado por presiones externas", dijo.

El fenómeno de pedofilia en la iglesia estadounidense permaneció oculto por años hasta que el arzobispo de Boston confesó en 2002 haber protegido a un cura que sabía había abusado sexualmente de jóvenes miembros de su iglesia.

De acuerdo al grupo Bishop Accountability, unos 3.000 de los 42.000 curas alrededor del país han sido denunciados desde entonces, algunos de los cuales han sido investigados y procesados.

Desde que el escándalo se hiciera público, las autoridades católicas estadounidenses han pagado cerca de 2.800 millones de dólares por daños, forzando a muchas diócesis a vender algunos activos.

U$37 millones para 150 víctimas
En ese orden, este martes la diócesis de Davenport en Iowa  pagó 37 millones de dólares a más de 150 víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes pedófilos, informó este obispado.

El acuerdo, alcanzado el 29 de noviembre, debe poner fin a los procesos judiciales contra el obispado, que cuenta con 154 parroquias en el sudeste de Iowa.

Según este acuerdo, que aún no está cerrado, 156 personas se repartirán 37 millones de dólares.

Este acuerdo "representa el mejor modo de ayudar a los que sufrieron de abusos sexuales por sacerdotes de nuestra diócesis", indicó Martín Amos, obispo de la diócesis de Davenport, en un comunicado difundido en el sitio de internet del obispado.

"Este acuerdo no pondrá fin sin embargo al dolor de las víctimas y rezo para que puedan comenzar a restablecerse", añadió Amos. Algunos abusos se remontan a fines de 1930.

Las víctimas podrán testimoniar, conservando su anonimato, en las parroquias del obispado y en el periódico de la diócesis. El nombre de los sacerdotes implicados será también publicado por el periódico de la diócesis de Davenport.

Una parte de esos 37 millones provendrá de compañías de seguros de la diócesis así como de la venta de propiedades de la iglesia.