•  |
  •  |
  • END

El gobierno de México propinó un fuerte golpe al narcotráfico al detener a Jesús Zambada García, jefe de uno de los cuatro grupos que conforman el cartel del narcotráfico de Sinaloa, uno de los más poderosos del país.

Jesús Zambada García, alias “el Rey Zambada”, “es jefe de uno de los cuatro grupos delictivos del llamado Cártel del Pacífico (Sinaloa)”, dijo ayer miércoles el procurador general Eduardo Medina Mora en rueda de prensa.

El Cártel de Sinaloa lo encabeza el prófugo Joaquín el “Chapo” Guzmán, y tiene también como socios a Ismael “el Mayo” Zambada, hermano del detenido, e Ignacio Coronel alias “Nacho Coronel”.

Jesús Zambada García “era el encargado de controlar la importación de cocaína y precursores para producir metanfetaminas (drogas sintéticas) vía el aeropuerto internacional de la Ciudad de México”, dijo Medina Mora.

“También tenía bajo su responsabilidad las operaciones en los estados costeros del Pacífico centro-sur”, añadió el funcionario. El narcotraficante fue arrestado el lunes tras una balacera en la Ciudad de México en la que también fueron detenidas otras 15 personas, incluidos tres policías, pero entonces escondió su identidad, la que fue revelada ayer miércoles, agregó.

Un hijo y un hijastro
Entre los arrestados, que fueron presentados ante la prensa, figuran su hijo Jesús Zambada Reyes, así como un hijastro y brazo derecho identificado como Ricardo Flores Quintana. Flores Quintana es hijo de la colombiana Yajaida Escobar, actual esposa de Jesús Zambada García.

El grupo de 16 personas fue arrestado tras enfrentarse el lunes con efectivos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) que se dirigieron a un domicilio de la zona norte de la capital mexicana tras una denuncia anónima.

La Policía se incautó en el lugar de varias armas, una de ellas un rifle AK-47 que pertenecía al capo y que tenía baños de oro y plata con piedras preciosas incrustadas, presentada también ante la prensa.

Uno de los policías detenidos en el operativo del lunes, un agente federal que estaba acreditado en el aeropuerto internacional de la capital mexicana, tiene relación con los implicados en el asesinato del tercer mando de la policía federal, Edgar Millán, cometido el 8 de mayo pasado, señaló la Procuraduría.

Vinculados al asesinato de funcionarios aduaneros
Según la institución, la organización de Zambada García también está relacionada con el asesinato de cinco funcionarios de la aduana de esa estación aérea, cuyos cuerpos aparecieron decapitados.

El capo tenía, además, vínculos con un ganadero llamado Rogaciano Alba, en cuya hacienda, en el estado de Guerrero (sur), se produjo en mayo un impresionante ataque un día después de que también un grupo armado baleara un restaurante donde estaba reunido con colegas del sector, con un saldo de 16 muertos en ambos hechos.

Alba se salvó en las dos ocasiones, pero en el ataque a la hacienda, perpetrado por el grupo de sicarios los “Zetas”, del Cártel del Golfo, murieron sus dos hijos, mientras que una hija fue secuestrada.

El hecho se atribuye a una disputa por el control del trasiego en la costa centro-sur del Pacífico, entre los cárteles de Sinaloa y del Golfo, según las autoridades.