•  |
  •  |

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, advirtió que la política estadounidense en relación a Teherán no ha cambiado y que Irán "fue, es y será peligrosa" si desarrolla su programa de enriquecimiento de uranio.

Las palabras de Bush, pronunciadas en una rueda de prensa, se producen un día después de que un informe de las agencias de inteligencia estadounidenses revelara que Irán paralizó en el año 2003 su programa para desarrollar armas nucleares.

Esta conclusión contradice las afirmaciones que realizó el Gobierno de Estados Unidos hace dos años, cuando defendió que el régimen de Teherán estaba construyendo una bomba nuclear.

Hace solo unas semanas, en octubre pasado, Bush alertó a la comunidad internacional de la posibilidad de una tercera guerra mundial si Irán conseguía fabricar un arma nuclear.

Bush desinformado
En la conferencia de prensa celebrada hoy en la Casa Blanca, en la que se trataron una amplia gama de temas de índole nacional e internacional, Bush se refirió al estudio e indicó que fue informado del mismo "la semana pasada" y que, por lo tanto, cuando realizó la citada alerta no tenía conocimiento del mismo.

En este sentido, apuntó que el informe no es una razón para dejar de ejercer presión diplomática sobre Irán, porque una de las conclusiones que se deducen del estudio es que la estrategia que siguió Estados Unidos "fue efectiva".

A su vez, indicó que la comunidad internacional debe seguir presionando a Irán en relación a su supuesto programa nuclear.

"Creo que el informe difundido ayer es una señal de advertencia porque lo podrían reiniciar. Tuvieron el programa y lo paralizaron", opinó el presidente estadounidense, quien agregó que "todas las opciones" siguen sobre la mesa en relación con las medidas que se han de adoptar contra Teherán.

"El informe nos da una oportunidad para seguir cohesionando a la comunidad internacional y presionar al régimen iraní para suspender su programa", opinó el presidente estadounidense.

Bush también se mostró convencido de que "alguien que en una ocasión anterior ha escondido su programa nuclear lo puede volver a hacer. Teherán con un arma nuclear es una seria amenaza a la paz".

Tras insistir en que cree que Irán "sigue siendo peligrosa", explicó que su opinión respecto a Teherán "no ha cambiado".

En su primera conferencia de prensa desde hace casi siete semanas, Bush también se refirió a otros temas como el reciente referendo en Venezuela; el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Perú y la economía estadounidense.

También, tal y como lleva haciendo desde el pasado viernes, Bush instó al Congreso a que apruebe, antes del receso navideño, una serie de proyectos de ley que aún quedan en el tintero, entre ellos el de suministro de fondos para las guerras en Irak y Afganistán.