•   Seúl  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El tío del joven dirigente norcoreano Kim Jong-Un, considerado su mentor, fue destituido y varios de sus colaboradores ejecutados, indicaron el martes los servicios de inteligencia surcoreanos, un importante hecho de consecuencias imprevisibles para el régimen.

El influyente Jang Song-Thaek, de 67 años, fue cesado de su cargo de vicepresidente de la Comisión de Defensa Nacional, el órgano de decisión más poderoso del país, dijo a la prensa un diputado surcoreano al salir de una audiencia de los servicios de inteligencia en un comité parlamentario.

Jang “fue recientemente apartado de su puesto y dos de sus allegados, Ri Yong-Ha y Jang Soo-Kil, ejecutados en público a mediados de noviembre”, precisó Jung Cheong-Rae. “Desde entonces, Jang Song-Thaek está desaparecido”, afirmó el diputado.

Jang Song-Thaek fue durante décadas una de las personalidades clave del régimen comunista, gobernado por tres generaciones de Kim desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, pero sobre todo destacó por el respaldo que ofreció a su sobrino cuando este daba sus primeros pasos como dirigente del país.

Muchos lo consideraban el número dos del régimen, mientras que otros veían en él a un regente de Kim Jong-Un, quien, a sus 30 años, no ha contado con el tiempo necesario para prepararse para el ejercicio del poder.

Jugó un papel crucial

El profesor universitario de estudios norcoreanos en Seúl Yang Moo-Jin considera que la destitución de Jang es “el acontecimiento político más importante en Corea del Norte desde la llegada al poder de Kim Jong-Un” a fines de 2011.

“Jang desempeñó un papel crucial al ayudar a Kim Jong-Un a asentar su poder tras la muerte de su padre, haciendo de mentor”, subraya.

Kim Jong-Un sucedió a su padre tras su muerte por una crisis cardíaca en diciembre de 2011.

A su vez, Kim Jong-Il también había sucedido a su progenitor, Kim Il-Sung, fallecido en 1994 y fundador de la República Popular Democrática de Corea en 1948.

Partidario de reformas económicas

Jang, quien probablemente había sido ya víctima de una purga en los años 1970, cayó en desgracia en 2004 al ser acusado de corrupción, algo común en los juegos de poder en Corea del Norte.

Fue enviado a realizar trabajos relacionados con el acero para su “reeducación”, y rehabilitado un año después, antes de ser ascendido en 2007 a la dirección de la administración del Partido de los Trabajadores, lo que le concedía un alto grado de control sobre la policía y la justicia.

Tras el ataque cerebral que sufrió Kim Jong-Il en 2008, y tras su muerte tres años después, Jang amplió considerablemente su influencia.

A Jang se le presentaba en el extranjero como un moderado, o incluso un reformista, al menos en el plano económico. La interminable confrontación entre Pyongyang y Seúl y sus aliados sobre el programa nuclear norcoreano pudo motivar su marginación, según los especialistas.

“Jang visitó Corea del Sur, donde pudo hacerse una idea de la sociedad capitalista, y también asistió a los cambios vividos en China”, explica Kim Yong-Hyun, de la universidad Dongguk de Seúl.

“Era la personalidad más proclive a militar con firmeza por la puesta en marcha de reformas y la apertura del régimen norcoreano”.

Jang podría haber perdido su pulso con Choe Ryong-Hae, un alto oficial y director del politburó del Ejército Popular de Corea a quien Kim Jong-Un encargó recientemente ser su representante en Pekín.

Los expertos interrogados por la AFP estaban muy divididos sobre si la destitución de Jang, a la que Kim Jong-Un podría haberse visto forzado, debilitará o reforzará su poder personal.

 

Esposa también es personaje

La esposa de Jang Song-Thaek y hermana de Kim Jong-Il, Kim Kyong-Hui, de 67 años, también es un personaje central del régimen desde hace 40 años. En septiembre de 2010 fue ascendida al grado de general cuatro estrellas, al mismo tiempo que Kim Jong-Un.