•   México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Autoridades trataban de recuperar este jueves con seguridad el material radiactivo encontrado un día antes en una zona despoblada del centro de México mientras buscan a las personas que lo manipularon, cuya vida corre peligro, y pusieron en vigilancia a una familia que también estuvo expuesta a radiación.

El material son 60 gramos del isótopo altamente radiactivo cobalto-60. Este elemento estaba contenido en un equipo de teleterapia en desuso transportado en un camión que fue robado el lunes por dos hombres armados, según testificó el conductor.

Tras un operativo de búsqueda, las autoridades hallaron el miércoles el camión con el contenedor de seguridad vacío. Mediante detectores de radiación se logró localizar a casi un kilómetro de distancia la presencia del cobalto-60, que también había sido sacado del equipo de teleterapia.

La oficial Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, CNSNS, advirtió que cualquier persona que hubiera hecho esta manipulación ya debe estar sintiendo los efectos de la radiación recibida y con casi total certeza está destinada a morir pronto.

Todavía no está confirmado que los ladrones del camión fueran los que abrieran el contenedor —compuesto de madera reforzada con acero—, pero fuerzas de seguridad siguen en su búsqueda, sin que por el momento haya detenidos, dijo a la AFP un vocero de la fiscalía federal.

Además, la CNSNS informó este miércoles que una familia ha sido puesta en vigilancia puesto que encontró el cabezal del equipo de teleterapia abierto sin la fuente y lo arrastraron hacia su casa.

“Por el solo hecho de haberse acercado a una cierta distancia de la fuente es una familia que vamos a tener que mantener bajo vigilancia médica” y hacer pruebas para determinar con “qué tanta radiación fueron afectados”, dijo Mardonio Jiménez, director de supervisión operativa de la CNSNS, a la televisora Milenio.

 

“Negligencia” de empresa transportadora

La CNSNS ha responsabilizado a la empresa de transporte del robo de este material, que según expertos podría ser suficiente para fabricar la llamada “bomba sucia”.

“Hasta lo que tenemos entendido no había una escolta de seguridad física (con el camión). Esa será una de las penas o sanciones que se le carguen a la empresa transportista por no cumplir expresamente las condiciones”, explicó Maradonio Jiménez.

“Sí fue una negligencia por parte de la empresa”, dijo el experto, que recalcó que en México se cumplen los protocolos internacionales de seguridad del transporte de material radiactivo.

El director de la CNSNS, Juan Eibenschutz, dijo el miércoles que se ha iniciado una investigación contra la empresa y lamentó que el camión no llevara ni siquiera un dispositivo para ser localizado.