•   Johannesburgo, Sudáfrica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más allá de fastos y reacciones oficiales, Sudáfrica podrá despedir en la calle a Nelson Mandela, su presidente más querido y popular, con actos de tributo que den al mayor número de ciudadanos la oportunidad de decirle adiós.

Dos días después de su fallecimiento a los 95 años, el Gobierno sudafricano anunció hoy que el féretro del que fuera el preso político más famoso del mundo desfilará por las calles de Pretoria entre el 11 y el 13 de diciembre.

"Cada mañana, cuando los restos salgan de la morgue hacia la capilla ardiente, esas rutas se harán públicas", dijo Neo Nomodu, directora de la Oficina de Comunicación e Información del Ejecutivo (GCIS), a los periodistas en Johannesburgo.

Las autoridades pretenden así ofrecer a los sudafricanos que no podrán asistir a su capilla ardiente -que tendrá lugar en la sede del Gobierno en la capital- la opción de participar en la despedida.

"Vamos a animar a los ciudadanos a echarse a la calle mientras (el féretro) marcha por las calles de Pretoria hacia los Union Buildings (sede gubernamental)", señaló Nomodu.

Nomodu precisó que se controlará el acceso de la ciudadanía a la capilla ardiente.

El Gobierno explicó que quienes quieran asistir al velatorio deberán acreditarse antes, y que tendrán que acudir al lugar del evento en autobuses especiales.

"Mi madre no se va a despertar por la mañana (por ejemplo) diciendo: 'Déjenme entrar en los Union Buildings'. Todo el mundo (...) necesitará acreditarse", subrayó la directora de la GCIS.

Asimismo, se ha puesto en marcha el proceso para acreditar a la legión de periodistas locales y extranjeros que cubrirá las exequias fúnebres.

En Johannesburgo, el Gobierno ha convocado para ello a los reporteros en la sede de la televisión pública, SABC, el distrito comercial de Sandton y junto al FNB Stadium de Johannesburgo.