•  |
  •  |
  • END

Cuba y la Unión Europea (UE) reiniciaron ayer jueves su cooperación bilateral, sobre la base de un acuerdo que será suscrito por el canciller Felipe Pérez Roque y el comisario Louis Michel, informó la cancillería local.

“Ha habido un avance importante en las relaciones entre Cuba y la UE. Quedan todavía cosas por hacer y quedan cuestiones que rectificar, pero ha habido un avance”, dijo Pérez Roque al inicio de las conversaciones oficiales, previas a la firma del acuerdo.

Agregó que ese avance se constata “en la rectificación del diálogo político, con el restablecimiento de los principios y del marco”.

Michel, por su parte, expresó que “evidentemente hoy es un día muy importante para las relaciones entre Cuba y la UE”.

“Estoy convencido de que existen muchas más razones para dialogar que para estar aislado”, añadió.

Michel, Comisario para el Desarrollo y la Ayuda Humanitaria, llegó el miércoles a Cuba en visita oficial de 48 horas para dar “continuidad al inicio del diálogo político establecido” en París la semana pasada, y “formalizará la reanudación de la cooperación bilateral”, dijo un comunicado oficial cubano.

“La idea es que esta visita sirva para firmar un acuerdo marco de cooperación” entre Cuba y la UE, dijo a la AFP un diplomático europeo, quien opinó que después se convendrá “una especie de programa de trabajo, que incluyan nuevas visitas de funcionarios de Bruselas (UE) en unas semanas, para intentar definir ya proyectos y actividades operativas”.

Cinco años sin cooperación
La cooperación de la UE con Cuba se suspendió en junio de 2003, cuando La Habana condenó a largas penas de cárcel a 75 disidentes, y el bloque dictó medidas de represalia: suspender las visitas de alto nivel y la cooperación cultural, así como invitar a los opositores a las fiestas patrias de sus embajadas.

Pero un mes después, el entonces presidente Fidel Castro renunció a toda ayuda y diálogo con la UE, por “elemental sentido de dignidad”.

Entre 1993 y 2000, el Departamento para la ayuda humanitaria de la Comunidad Europea (ECHO) asignó 78 millones de euros a Cuba, distribuidos a través de ONG europeas. Su lugar fue ocupado por otros instrumentos que asignaron en 2001 ayuda por ocho millones de euros y siete millones en 2002.

A instancias de España, el bloque suspendió provisionalmente las medidas de represalia en 2005 y las abolió en junio pasado.