•   Chile  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La candidata oficialista chilena, Evelyn Matthei, protagonizó una agitada campaña para la segunda vuelta de las elecciones del domingo durante la cual cambió de eslogan y renovó a su equipo de colaboradores, buscó el voto de los evangélicos y quedó muda a causa de una afonía.

Matthei perdió la primera vuelta de los comicios presidenciales, celebrada el 17 de noviembre, al obtener el 25.01 % de los votos, frente al 46.7 % de la exmandataria y candidata opositora, Michelle Bachelet.

131213 chileEsos resultados forzaron a la candidata de la Alianza de la derecha oficialista a dar un golpe de timón en su estrategia electoral para la segunda vuelta, aunque algunas de sus acciones generaron polémica y animaron el debate político durante las últimas semanas.

La primera medida de Matthei para tratar de remontar fue sumar a su equipo de campaña a un grupo de políticos del ala más liberal de la derecha, con la misión de atraer a los jóvenes y al 50% del electorado que no votó en primera vuelta.

El alcalde Rodrigo Delgado y los diputados Karla Rubilar y Felipe Kast tomaron las riendas de la campaña en detrimento de Joaquín Lavín, una de las figuras emblemáticas de la derecha más conservadora y que en 2000 fue derrotado en las presidenciales por Ricardo Lagos.

La supuesta apertura ideológica de Matthei y su equipo quedó en entredicho pocos días después, cuando la candidata participó en una celebración en el principal templo evangélico del país.

Opuesta al aborto

Durante su discurso, Matthei arremetió contra el supuesto laicismo que promueve Bachelet y reafirmó su oposición al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Yo me comprometo a seguir en nuestro futuro Gobierno -si Dios quiere que yo llegue ahí- a que no se hará nada que vaya en contra de lo que la Biblia señala: el matrimonio es entre un hombre y una mujer y la vida se cuida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”, dijo la exministra de Trabajo.