•   Sudáfrica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El entierro del expresidente sudafricano Nelson Mandela, que se celebrará mañana domingo en el panteón familiar de Qunu (sur) tras una ceremonia oficial, estará “reservado estrictamente a la familia” y no será filmado por las televisiones, informó ayer viernes, el Gobierno.

“La familia desea que el entierro sea un asunto familiar, no quiere que se televise, no quiere que la gente vea el entierro”, declaró a la AFP Phumla Williams, una portavoz.

El líder de la lucha contra el apartheid y primer presidente negro de Sudáfrica falleció el 5 de diciembre a los 95 años. Mandela deseaba ser enterrado junto a su madre y sus tres hijos en Qunu, el pueblo de su infancia situado a mil kilómetros al sur de Johannesburgo.

Sus restos, que desde el miércoles se encuentran en la sede de la presidencia en Pretoria, serán trasladados en avión este sábado por la mañana hacia este pequeño pueblo.

El domingo se celebrará una ceremonia en la propiedad de Nelson Mandela, quien mandó construir una casa en Qunu cuando fue liberado en 1990 tras 27 años en las prisiones del régimen racista.

En esta ceremonia habrá unas 5,000 personas, entre ellas mandatarios extranjeros, y será retransmitida por televisión.

“A partir de las 10 de la mañana, hora local, comenzará el entierro propiamente dicho. Solo la familia podrá asistir y unas pocas personalidades”, subrayó Williams.

“Los medios no podrán participar”.

Según Williams, el jueves por la noche ya había unos 3,000 periodistas en Qunu.

Derriban barreras

Mientras, centenares de personas forzaron este viernes las barreras policiales para dar su último adiós al icono de la lucha contra el apartheid, Nelson Mandela, en el último día de su capilla ardiente en Pretoria.

Una multitud de personas forzó el acceso cuando la policía anunció que no podrían entrar en la sala en la que se encontraba el féretro del primer presidente negro de Sudáfrica.

El grupo corrió hacia el anfiteatro de Union Buildings, la sede del Gobierno sudafricano, en la que el cuerpo de Mandela era velado desde el miércoles.

Este viernes era la última oportunidad para ver los restos mortales, antes de que sean trasladados a la localidad de Qunu, en la que Mandela pasó su infancia y donde será enterrado el domingo.

Debido al gran número de asistentes, mucha gente que esperó en la fila durante horas, o incluso días, quedaron decepcionados.

Apenas dos horas después de que se abriera el acceso al público para acercarse al féretro descubierto de Mandela, en la mañana de este viernes, el Gobierno dijo que no sería posible acoger a todo la gente que seguía esperando, y le pidió que se fuera.

Los agentes intentaron detener a un grupo que intentaba entrar en un primer momento, pidiéndoles que permanecieran en fila, pero acabaron cediendo.

“La policía dijo que deberíamos hacer una fila, pero (la gente) no lo hizo. Después empezaron a empujar”, dijo Gilbert Setshedi, de 27 años y que hacía cola desde las 7H00.