elnuevodiario.com.ni
  •   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una brigada especial de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional de Perú destruyó diez pistas clandestinas utilizadas por narcotraficantes y 24 pozas de maceración de hoja de coca para la elaboración de cocaína, informó hoy el Ministerio de Defensa.

El operativo militar y policial de ubicación de las pistas clandestinas se realizó en el distrito de Pangoa, provincia de Satipo, en la región central de Junín, y contó con la participación de un fiscal, indicó un comunicado de prensa.

La brigada logró "identificar, ubicar y destruir diez campos aéreos no controlados, que estaban siendo utilizados por delincuentes narcotraficantes con protección de delincuentes terroristas de Sendero Luminoso para transportar droga al extranjero (Bolivia y Brasil)", precisó la fuente.

Un día antes, efectivos de la Marina de Guerra realizaron una operación de interdicción fluvial en la provincia de Ayna, en la región Ayacucho, que concluyó con la ubicación y destrucción de 24 pozas de maceración de hoja de coca.

La destrucción de esas pozas y la incautación de insumos químicos en esos lugares "ha impedido la producción de aproximadamente 1,200 kilos de PBC (pasta básica de cocaína)", precisó el comunicado.

El ministerio peruano afirmó que "estas operaciones conjuntas afectan directamente las finanzas de la organización terrorista Sendero Luminoso, que se dedica de manera exclusiva a incentivar el cultivo de hoja de coca", su procesamiento, transporte y dar seguridad a los clanes familiares de la zona dedicados a este ilícito negocio.

Perú es el mayor productor mundial de hoja de coca, el insumo de la cocaína, a pesar de haber reducido sus cultivos a 60,400 hectáreas en el país en 2012, según informó la Comisión de Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) en septiembre pasado.

El representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, UNODC, para Perú y Ecuador, Flavio Mirella, declaró en esa fecha que el área neta cultivada con hoja de coca en Perú es de 60,400 hectáreas, lo que significa una caída del 3.4 % respecto al 2011 y "un punto de quiebre importante" después de siete años de crecimiento continuo.