elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Uno de los presuntos autores de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, el yemení Ramzi bin al-Shibh, fue expulsado en dos ocasiones de la audiencia previa a su juicio por haber interrumpido al juez con quejas sobre el trato que recibe en la prisión de Guantánamo, informó hoy la prensa.

Bin al-Shibh es uno de los cinco prisioneros de Guantánamo pendientes de juicio por su presunta participación en los atentados terroristas del 11-S, en los que murieron 2.976 personas.

Los otros cuatro presuntos terroristas se acogieron a su derecho de ausentarse de las audiencias previas al juicio, que tienen lugar esta semana en Guantánamo.

Bin al-Shibh decidió asistir para denunciar tanto las supuestas malas condiciones de la prisión como el mal trato por parte de los guardias.

En concreto, el presunto terrorista denunció en repetidas ocasiones que los vigilantes hacen ruido a propósito por las noches para impedirle conciliar el sueño.

Durante la audiencia el juez le advirtió varias veces que no podía interrumpir de esa manera, algo que Bin al-Shibh desoyó, lo que le valió hasta dos expulsiones.

La fecha del juicio de los cinco presuntos autores del atentado del 11-S detenidos en Guantánamo aún está por determinar.

Los acusados pueden ser castigados con la pena de muerte si se demuestran los cargos de terrorismo, secuestro de aeronaves, conspiración, ataques contra civiles, asesinato y destrucción de la propiedad en violación de la ley de la guerra.