•  |
  •  |
  • AP

Miles de inmigrantes latinoamericanos prefieren ahora volver a casa a medida que la crisis económica en Estados Unidos hace aún más escasos los empleos en el ramo de la construcción, jardinería y restaurantes.

Luego de luchar para pagar su alquiler mensual de 300 dólares y enviar dinero a su esposa y sus dos hijos en Honduras, Dionisio Urbina prefirió rendirse y ahorrar para un boleto de avión sin regreso con destino a su país.

"Perdí la esperanza de encontrar trabajo", dijo el jornalero ilegal de 54 años fuera de una sucursal de Home Depot, en la cuarta semana consecutiva sin que consiguiera empleo. "Tengo nostalgia por mi tierra, es mejor que me vaya".

El flujo de inmigrantes que regresan a su país parece ser cíclico, muchas personas vuelven para la temporada navideña, pero algunas autoridades afirman que este año se puede notar un efecto de inmigración inversa mayor de lo común.

El gobierno de la Ciudad de México estima que entre 20.000 y 30.000 inmigrantes más de los normales volverán de Estados Unidos en los próximos meses pues no pueden encontrar trabajo.

Los consulados mexicanos en California y Chicago han reportado que unos 4.000 mexicanos más de lo regular han vuelto a la Ciudad de México debido a la crisis económica.

Ramón López ha vivido al norte de la frontera por 36 años, trabajando en hoteles y restaurantes. Pero hace poco volvió a México con su esposa y su suegra porque no podía encontrar empleo.

"He tenido mis momentos malos y mis momentos buenos, pero últimamente las cosas se han puesto críticas", afirmó. "Hay demasiada presión para pagar la renta, la comida y los transportes", agregó desde Tijuana.

Hay otros signos de que Estados Unidos no es el destino preferido como hace unos años, cuando la economía era robusta y la expansión del ramo de bienes raíces produjo una gran cantidad de empleos.

Menos inmigrantes son descubiertos cruzando la frontera ilegalmente. Según la Patrulla Fronteriza se realizaron 723.825 detenciones en el año fiscal que terminó el 30 de septiembre, esto es 18% menos con respecto al año pasado y 39% menos ante los 1,2 millones en el 2005.

Los inmigrantes envían menos dinero a sus países de origen. Las remesas de los mexicanos en Estados Unidos presentaron su mayor descenso en agosto desde que se comenzó a realizar un registro de estas sumas hace 12 años. El banco central de México afirmó que cayeron 12% desde agosto del 2007.

A pesar de todo, el número de inmigrantes que prefieren volver es relativamente pequeño en comparación con los 12 millones de ilegales en Estados Unidos.

En un punto de reunión para jornaleros en Laguna Beach, al sur de Los Angeles, Juan Pacheco, de 48 años, dijo que planeaba volver a Oaxaca, México, para enero, luego de trabajar como constructor unos dos años. Durante otra estancia en Estados Unidos enviaba 200 dólares semanales para su esposa y sus hijos además de que compró una casa en México donde su familia produce maíz y frijol.

Pero durante el año pasado, Pacheco sólo ha podido trabajar un día o dos a la semana, ganando apenas lo suficiente para comida y su renta de 200 dólares al mes. Su voz se le quiebra cuando habla de su hija de 5 años y las llamadas que le hace.

"Dice que no se acuerda de mí, y que quiere que vaya a casa para que me pueda conocer", dijo.

__