•   Kiev  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La opositora encarcelada Yulia Timoshenko dijo ayer miércoles que la independencia de Ucrania estaba en peligro y su sueño europeo fue destruido, luego de un acuerdo con Rusia que aportará 15,000 millones de dólares al país.

“Yanukovich colocó a Ucrania bajo el control político, militar, energético, económico y financiero de Rusia (...). La firma de un acuerdo de asociación con la Unión Europea, UE, es ahora imposible”, declaró Timoshenko, ex primera ministra ucraniana y adversaria política del presidente Viktor Yanukovich, presa desde 2011 por abuso de poder.

“La única salida a esta crisis es la partida inmediata de Yanukovich. Si dejamos eso para 2015 (fecha de la próxima elección presidencial), perderemos a Ucrania”, agregó a través de su abogado Sergui Vlasenko.

Los responsables de la UE se mostraron más moderados, un día después de la visita de Yanukovich a su homólogo ruso Vladimir Putin, y del anuncio en gran pompa de los acuerdos en el Kremlin.

Mediante estos acuerdos, Rusia otorga 15,000 millones de dólares a Ucrania comprando obligaciones ucranianas, baja en un tercio el precio del gas que le vende, al nivel preferencial reservado a algunos países de la ex Unión Soviética, y levanta los obstáculos al comercio impuestos en los últimos meses.

Oferta de UE sigue

“Lamento la decisión del presidente Yanukovich de no firmar, o al menos de no firmar por el momento” el acuerdo de asociación entre Ucrania y la UE, pero “la oferta sigue sobre la mesa”, afirmó la canciller alemana Angela Merkel en un discurso ante los diputados alemanes.

La presidencia lituana de la UE consideró que el acuerdo firmado entre Ucrania y Rusia era “una solución temporal” y no hacía más que demorar una crisis inminente, sin hacer frente a los desafíos a largo plazo.

El acuerdo entre Kiev y Moscú “no podrá tranquilizar” a los manifestantes proeuropeos de la Plaza de la Independencia en la capital ucraniana, dijo por su parte el ministro lituano de Relaciones Exteriores, Linas Linkevicius.

Ayer miércoles por la mañana, el primer ministro ucraniano, Mykola Azarov, advirtió, sin embargo, contra la continuación de las manifestaciones de la oposición proeuropea, que protesta en la calle desde hace casi un mes por el vuelco del poder sobre el acuerdo de asociación con la UE, que estaba en preparación desde hacía tres años.

“No se permitirá a nadie desestabilizar la situación”, indicó Azarov durante la apertura del Consejo de Ministros.

Estados Unidos señaló al gobierno ucraniano que el acuerdo con Moscú no calmará “las preocupaciones de los que se han congregado para protestar en toda Ucrania”.

 

"Histórico"

El primer ministro de Ucrania, Mykola Azarov, se congratuló por el acuerdo “histórico”. El acuerdo de asociación con la UE “hubiera provocado la quiebra y el derrumbe socioeconómico”, declaró, repitiendo los argumentos utilizados durante las últimas semanas por los dirigentes rusos para disuadir a Ucrania de concluir ese entendimiento.

Para firmar el acuerdo de asociación con la UE, Ucrania hubiera debido aceptar las condiciones del Fondo Monetario Internacional, como el aumento de los precios del gas para los particulares, la devaluación de la divisa nacional y la congelación de los salarios, y continuar comprando gas a precios elevados.

Por su parte, Putin destacó el martes ante las cámaras de televisión que el suministro de fondos ruso no estaba vinculado a ninguna condición de ese tipo.