elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La pena de muerte decayó claramente en Estados Unidos en 2013, año en el que ejecuciones y condenas a la pena capital estuvieron entre los más bajos niveles desde hace décadas.

Según el informe anual del Centro de Información sobre la Pena de Muerte (DPIC, siglas en inglés) publicado el jueves, 39 condenados a muerte fueron ejecutados en 2013 en Estados Unidos, contra 43 en 2012. Desde 1999 -año récord, con 98 ejecuciones- la cifra disminuyó 60%.

Se trata de la segunda vez en 19 años que esa cifra cae por debajo de 40 (31 ejecuciones en 1994), agrega el centro de expertos a favor de la abolición de la pena de muerte.

"Cualquiera sea el parámetro, la práctica de la pena de muerte continúa su declive", afirma el informe del DPIC. Así, el número de nuevas condenas a muerte se elevó a 80, un poco más que el año pasado (77) pero una de las cifras más bajas desde 1973, y un 75% menos respecto a 1994 y 1996, años récord con 315 condenas.

El número de detenidos en el corredor de la muerte ha bajado también cada año desde 3.108 al primero de abril de 2013 contra 3.170 el año pasado y 3.670 en 2000.

Las "revelaciones de numerosos errores judiciales son una razón clave del declive de la pena de muerte", afirmó a la AFP Richard Dieter, director ejecutivo de DPIC y autor del informe. "Los jurados tienen menos tendencia a declararla y los fiscales a pedirla".

"Más de 140 personas han sido sobreseídas y liberadas del corredor de la muerte", dijo Dieter.

Seis estados estadounidenses abandonaron esta práctica en los seis últimos años: Maryland, Connecticut, Illinois, Nueva York, Nueva Jersey y Nuevo México.

El apoyo popular a la pena de muerte, aún mayoritario, también decae, afirma el estudio citando un sondeo de Gallup según el cual la pena capital es apoyada solo por 60% de los estadounidenses, su nivel más bajo en 40 años.

La pena de muerte se restableció en Estados Unidos -una de las últimas grandes democracias del mundo donde sigue vigente- en 1976 tras una moratoria de cuatro años.