• Pekín, China |
  • |
  • |
  • AFP

Un cohete chino Larga Marcha despegó poco después de la medianoche del viernes desde la plataforma de Xichang (sur) para poner en órbita al primer satélite boliviano, que debe mejorar las comunicaciones y la conectividad a internet del país más pobre de Sudamérica, según imágenes difundidas por la televisión.

El despegue se efectuó a las 00H42 locales (16H42 GMT del viernes), en presencia del presidente Evo Morales. En Bolivia, el lanzamiento se pudo seguir en directo gracias a pantallas gigantes instaladas en La Paz y otras ciudades.

Está previsto que el satélite "Tupac Katari" (TKSAT-1) se desprenda del lanzador y despliegue sus paneles solares 25 minutos después de la ignición. Alcanzará su órbita estacionaria definitiva (a 36.000 km de altitud) dentro de unas dos semanas y empezará a operar en marzo de 2014.

El "Tupac Katari" -que debe su nombre a un guerrero aymara del siglo XVIII que combatió la dominación española- es un satélite de 5,3 toneladas de peso, de 2,36 m de largo y 2,1 m de ancho. Su vida útil será de 15 años.

Consta de 30 canales y operará en tres frecuencias. La primera será empleada para cubrir gran parte del territorio boliviano en servicios de internet, la segunda cubrirá emisiones de radio y comunicación y la tercera servirá para alquilar diferentes tipos de transmisiones a países vecinos.

Dos estaciones en tierra -en La Paz y Santa Cruz- monitorearán su comportamiento.

Debería beneficiar a un 30% de la población de Bolivia (un país de diez millones de habitantes), principalmente de zonas rurales.

"Este satélite va a dar cobertura a toda el área rural. Más de 1,3 millones de viviendas y su población van a tener acceso a estos servicios y va a permitirnos cerrar una brecha de comunicaciones, de acceso a educación y servicios de salud", dijo a la AFP la ministra de Planificación de Bolivia, Viviana Caro, que asistió al lanzamiento junto a Morales y a los ministros de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, y de Defensa, Rubén Saavedra.