•   San José  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Los años en que Costa Rica era solo un sitio de tránsito de la droga entre el sur y el norte del continente han quedado atrás y el fenómeno del narcotráfico ha comenzado a evolucionar de diversas formas, ante lo que las autoridades apuestan por reforzar su combate.

El 2013 ha sido un año revelador para Costa Rica en esta materia, con decomisos de cocaína que ascienden a unas 18 toneladas y con la captura de un pequeño cártel local con operaciones en el exterior, el primero que se descubre en el país conformado en su totalidad por costarricenses.

El fiscal general de Costa Rica, Jorge Chavarría, asegura que en la actualidad ya no se puede pensar en una “hegemonía” de grupos narcotraficantes colombianos o mexicanos, pues ya se observan costarricenses estructurando el negocio y estableciendo rutas para el mercado internacional.

“Estábamos acostumbrados a que los grupos narcotraficantes (en Costa Rica) eran liderados por mexicanos o colombianos, pero ahora la historia está cambiando y hay organizaciones criollas en el mercado de la droga”, expresó.

Importaban marihuana y cocaína

Estas declaraciones del fiscal se refieren a un grupo de doce costarricenses que fue desarticulado este diciembre y que se encargaba de importar cocaína desde Colombia y marihuana desde Jamaica, para luego exportar a Europa y surtir también el mercado local.

Esta banda reclutó dos policías como informantes y a dos funcionarios de un banco para lavar US$200,000 que utilizó para gastos operativos, una suma que las autoridades creen es apenas una pequeña parte del volumen de dinero que pudieron haber ganado tras al menos tres años de operar.

Lo más común en Costa Rica es que las autoridades, con sus limitadas capacidades de vigilancia aérea y en mares, decomisen cargamentos de cocaína en camiones en las fronteras y en lanchas que logran detectar en el mar Caribe.

Sin embargo, en 2013 también se ha apreciado otra forma de evolución del narcotráfico en este pequeño país centroamericano con el decomiso este diciembre de una tonelada de cocaína en una avioneta procedente de Colombia y que era pilotada por dos guatemaltecos que se encuentran detenidos.