•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos 42 soldados del régimen y un fotógrafo sirio murieron durante combates y ataques rebeldes el viernes en la ciudad de Alepo, en el norte del país, informaron ayer sábado grupos de activistas sirios.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH, explicó en un comunicado que la mitad de los militares perdieron la vida en enfrentamientos con combatientes de varias facciones islamistas, entre ellas el Frente al Nusra, vinculado a Al Qaeda.

Veinte de los soldados fallecieron, por otro lado, en un ataque perpetrado por dos suicidas con coches bomba contra el hospital Al Kandi, en Alepo.

En los alrededores de ese hospital, falleció asimismo el fotógrafo ‘freelance’ Mulhem Barakat, que colaboró con la agencia de noticias Reuters. Según la Comisión General de la Revolución Siria, Barakat pereció cuando cubría los enfrentamientos entre los rebeldes y las tropas gubernamentales en esa zona.

En la última semana Alepo y su periferia han sido el blanco de proyectiles y de ataques aéreos, en su mayoría de los efectivos gubernamentales, así como de duros enfrentamientos.

Ya van más de 100,000 muertos

El Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, confirmó ayer que más de un centenar de civiles han muerto en los últimos días por los bombardeos en Alepo, cuyo control se disputan fuerzas gubernamentales y opositoras.

Según la ONU, el conflicto en Siria se ha cobrado las vidas de más de 100,000 personas desde su inicio en marzo de 2011, cifra que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó recientemente a más de 125,000 fallecidos.

 

Al Qaeda ataca

Al menos cinco altos mandos del Ejército iraquí y diez soldados murieron ayer en una emboscada tendida por supuestos combatientes de Al Qaeda en el oeste de Irak, donde otros diez uniformados perecieron en distintos ataques.
Otros catorce uniformados resultaron heridos de diversa gravedad en la emboscada, informó a Efe una fuente de la Policía de Ramadi, capital de la provincia occidental de Al Anbar.
Entre los fallecidos destaca el comandante de la séptima división del Ejército, Mohamed al Karawi, y el jefe de la primera brigada de esa división, Numan Mohamed. Los militares perdieron la vida al producirse una fuerte explosión cuando entraron en un escondite de los terroristas, situado en la zona de Wadi Huran, en Al Anbar.