•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los Hermanos musulmanes desafiaron ayer la reciente decisión del Gobierno egipcio de declarar a la cofradía “grupo terrorista”, y empezaron su “semana de la ira” con una tensa jornada de protestas en las que murieron tres manifestantes.

La convocatoria fue realizada por la Coalición para la Defensa de la Legitimidad -que engloba a los Hermanos musulmanes y otros grupos afines-, bajo el título de “la semana de la ira”, para denunciar “las agresiones contra las mujeres manifestantes y los detenidos islamistas, así como la congelación de las asociaciones vinculadas con la cofradía”.

Según informó a Efe una fuente del Ministerio del Interior, que pidió el anonimato, al menos tres miembros de los Hermanos musulmanes murieron durante los choques con los vecinos y los servicios de seguridad surgidos en las manifestaciones en las ciudades de El Cairo, Menia (al sur de la capital) y Demiata (norte).

Más de 200 detenidos

Asimismo, las protestas ocasionaron un número indeterminado de heridos, entre ellos, varios oficiales y agentes de seguridad, habiendo recibido algunos de ellos, disparos, aseguró la fuente, que agregó que los enfrentamientos dejaron también 265 detenidos y tres coches policiales calcinados.

Además de las ciudades donde se registraron los fallecimientos, se produjeron al menos otras 50 protestas más por todo el país, informó a Efe uno de los portavoces de los Hermanos musulmanes, Mustafa al Jatib.

Los manifestantes tuvieron como elemento común pancartas con el símbolo islamista de la mano con cuatro dedos levantados y la frase “terrorismo es el golpe de Estado”, en alusión a la deposición del expresidente islamista Mohamed Mursi a manos del Ejército, el pasado 3 de julio.