•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |

Miles de indígenas llegaron a Cali para reunirse este domingo con el presidente Alvaro Uribe y plantearle reclamos como entrega de tierras y el asesinato de más de un millar de sus miembros en los últimos años.

"Hoy descansaremos, tomaremos nuestros alimentos y ajustaremos la agenda" del encuentro con Uribe, dijo el sábado en entrevista telefónica Feliciano Valencia, consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca, integrante de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

Unos 30.000 indígenas llegaron el sábado a Cali, a unos 300 kilómetros al suroeste de Bogotá, tras un recorrido de unos 100 kilómetros en una marcha que partió el martes desde Piendamó, en el vecino departamento de Cauca, una de las regiones colombianas de mayor y más organizada presencia indígena.

Los miles de indígenas se congregaban en el campus de la Universidad del Valle, en el sur de la ciudad de Cali, donde se espera la cita con el mandatario el domingo a las 10 am (1500GMT), dijo Valencia.

El plan, aseguró, es permanecer en Cali hasta el lunes, cuando evaluarán los resultados de la reunión con el presidente y decidir si retornan a sus distintos poblados o eventualmente prosigan marchando y a qué localidades.

La ONIC maneja una agenda de cinco puntos --con 22 distintos temas-- con reclamos como la entrega de tierras, al menos dos millones de hectáreas, asegurando que 445.000 indígenas, o 27% del total de la población aborigen de 1,3 millón de personas, "no poseen territorio colectivo reconocido por el estado".

El gobierno asegura que de las 115 millones de hectáreas totales de Colombia, los indígenas, que representan poco más de 2% de toda la población del país, cuentan ya con más de 30 millones de hectáreas.

Pero la ONIC asegura que casi 80% de esos terrenos ancestrales carecen de vocación agrícola por estar en zonas selváticas y de páramos, entre otros, por lo cual también reclaman el apoyo en créditos blandos para programas de cultivos.

También quieren garantías de seguridad por parte del gobierno asegurando que 1.200 indígenas han sido asesinados desde el 2002 y hasta mediados de este mese, crímenes que atribuyen a distintos grupos armados ilegales y a la fuerza pública.