elnuevodiario.com.ni
  •   El Cairo, Sudán del Sur  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La misión de la ONU en Sudán del Sur (UNMISS) expresó hoy su preocupación por la movilización de jóvenes armados de la tribu Lou Nuer, la del exvicepresidente Riak Mashar, que avanzan hacia la ciudad de Bor, capital del estado de Jonglei.

En un comunicado, la UNMISS pidió a esta temida milicia, conocida como "Ejército blanco" porque sus miembros cubren sus cuerpos con ceniza, que regrese a sus casas.

Estos jóvenes, mayoritariamente Lou Nuer, podrían tener la intención de atacar a civiles de otras tribus, como la Dinka, a la que pertenece el presidente sursudanés, Salva Kir.

Bor fue tomada por los rebeldes partidarios de Mashar en el marco del intento de golpe de Estado, pero recuperada por el ejército el pasado martes.

La UNMISS está efectuando vuelos de reconocimiento sobre Jonglei para hacerse una idea más clara del número de hombres armados que forman el grupo y de su dirección.

La implicación de estos jóvenes en el conflicto puede añadir "un impredecible ingrediente a la precaria situación de seguridad actual", alerta la nota de la misión de la ONU.

El conflicto en Sudán del Sur, que comenzó como un pulso por el poder entre Kir y Mashar, está derivando en una escalada de la violencia étnica, principalmente entre las tribus Dinka y Lou Nuer.

Bor fue escenario de violentos enfrentamientos entre ambas tribus en 1991 que causaron más de un millar de muertos, principalmente civiles Dinka.

Esta movilización se produce dos días después de que el Gobierno de Yuba se comprometiera a cesar sus hostilidades con los insurgentes de forma inmediata, en una reunión en Nairobi con los países africanos de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD).

Este organismo acordó, además, dar un plazo de cuatro días para que se celebre una reunión cara a cara entre Kir y Mashar para dar una salida al conflicto, que ha causado ya miles de muertos.

Sin embargo, el ministro sursudanés de Información, Michael Makuei, acusó ayer a los rebeldes de rechazar un alto el fuego.

Makuei denunció que las tropas de Mashar han atacado en los dos últimos días varias ciudades y que el exvicepresidente está intentando convertir la crisis en "un conflicto tribal porque perdió la batalla política".